Archivo de la etiqueta: Tomás Marcos

¿Una marca personal es para siempre?

Me gustaría empezar esta nueva etapa de Vida en Red lanzando una pregunta a los principales expertos en Personal Branding de nuestro país (marca propia, soymimarca, Tomás Marcos) : ¿la marca personal debe diseñarse con vocación de permanencia o, por el contrario, tenemos que ser conscientes de que durante una vida tendremos múltiples marcas personales?

Dice Zygmunt Bauman que practicar el arte de la vida, hacer de la propia vida una “obra de arte” equivale en nuestro mundo moderno líquido a permanecer en un estado de transformación permanente, a redefinirse perpetuamente transformándose en alguien distinto del que se ha sido hasta ahora. Una vez diseñado, el futuro ya no es para siempre sino que necesita ser montado y desmontado continuamente.

Este planteamiento difiere enormemente de las instrucciones de Jean-Paul Sartre sobre la elección de “Le projet de la vie”. La elección de un proyecto de vida significaba la elección de las elecciones, la metaelección que determinaría de una vez por todas, de principio a fin, todo el resto de elecciones. Leyendo a Sartre, Bauman aprendió que cada proyecto llevaba consigo un mapa de ruta y una descripción detallada del itinerario. En cuanto se había elegido el destino, el resto consistía tan sólo en recorrer el camino más corto y menos peligroso con la ayuda del mapa, una brújula y las señales de la carretera. En el mundo de Sartre los mapas envejecían lentamente. El projet de la vie era un equivalente secular del camino de la salvación.

Actualmente, dice Bauman, parece que mantenerse fiel a un guión es un asunto de riesgo y puede llevar al suicidio. Los guiones de antaño pueden caducar y quedar inutilizables antes incluso de que empiecen los primeros ensayos de la obra y, si consiguen sobrevivir hasta la noche del estreno, la temporada de la obra puede resultar de una brevedad abominable. Comprometer el escenario de la vida a un guión preconcebido como éste equivaldrá a perder la oportunidad de muchas producciones que estén más al día, más en línea con la moda actual y, por tanto, más prometedoras.

Las personas persistentes, decididas y fuertes, sigue Bauman, pueden todavía aplicarse en corazón y pensamiento a seguir la sugerencia de Sartre; pero, conscientes de que han elegido una tarea de enormes proporciones sin garantía, o ni siquiera una esperanza razonablemente realista, de llegar hasta el final, tienen que ser conscientes de que la tarea es en verdad ímproba. Deben sopesar la fuerza de su dedicación contra la severidad de las pruebas que van a tener que afrontar y contra el alcance de los sacrificios que les exigirá pasar estas pruebas. Estas personas tienen que ser conscientes de que, durante todo el peregrinaje, las condiciones del viaje seguirán siendo las mismas que las que aparecen hoy: marcadas por una fragilidad incurable de las posiciones sociales y las fuentes de vida, una precariedad de los lazos entre humanos, una mutabilidad camaleónica de los valores codiciados y de los aspectos recomendados por la opinión pública como dignos de atención y de esfuerzo; como si todo lo de nuestro alrededor actuase en connivencia para dificultar y desalentar la vida de peregrinos dedicados y castigarlos por su obstinación y lealtad a la decisión tomada.

Transformarse en alguien distinto equivale a dejar de ser el que se ha sido hasta entonces; a destruir y sacarse de encima la vieja forma, como una serpiente muda la piel; a rechazar, una a una, las máscaras gastadas que el flujo constante de oportunidades nuevas y mejoradas en oferta ha demostrado que están agotadas, que son demasiado estrechas o que no han sido tan plenamente satisfactorias como lo eran en el pasado. Cuando emprendemos una autodefinición y una autoconfirmación, practicamos una destrucción creativa. Día tras día.

Palabras sabias las de Bauman…palabras que tienen el poder de abrir el debate y la reflexión.

4 comentarios

Archivado bajo autores, filosofía, marca personal, psicología