Archivo de la etiqueta: Stephen Covey

Sincronicidad

Encontré, por casualidad, el libro “Héroes Cotidianos” de Pilar Jericó, y lo compré. Cayó en mis manos en el mejor de los momentos, cuando necesitaba oir lo que en esta obra se expone: la necesidad de ser el protagonista de tu vida.

Por casualidad, este libro está inspirado en “El héroe de las mil caras” de Joseph Campbell, una obra que he tenido durante años como libro de cabecera en mi mesita de noche, desde que lo descubrí en un curso de guión cinematógrafico que hice hace ya mucho tiempo.

Por casualidad, también el padre de la autora murió de cáncer de pulmón y también fue esa su noche más oscura.

¿Casualidades o sincronicidad? Ésta es la cuestión. Quizás simplemente son indicios de que ha llegado el momento de descubrir mi voz.

“Todo el mundo elige uno de dos caminos en la vida” dice Stephen R. Covey en el libro “El 8º Hábito. De la efectividad a la grandeza”.

“Uno es el camino amplio y muy transitado hacia la mediocridad, el otro es el camino hacia la grandeza y el sentido. El camino hacia la mediocridad limita el potencial humano. El camino a la grandeza libera y realiza este potencial y es un proceso de crecimiento secuencial de dentro hacia fuera. Quienes viajan por el camino inferior de la mediocridad viven el software cultural del ego, la competición, la escasez, la comparación, la extravagancia y el victimismo. Quienes transitan el camino superior hacia la grandeza se elevan por encima de las influencias culturales negativas y eligen convertirse en la fuerza creativa de su vida. Quienes siguen este camino hallan su voz e inspiran a los demás para que hallen la suya. Los otros nunca lo hacen”.

En este sentido, Covey cita unas interesantes palabras de la escritora Marianne Williamson: “hacernos los insignificantes no le sirve al mundo. No hay nada de inteligente en rebajarnos para que los demás no se sientan inseguros en nuestra compañía. Y cuando dejamos que brille nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a los demás para que hagan lo mismo. Cuando nos liberamos de nuestro propio temor, nuestra presencia libera automáticamente a los demás”.

Ya dijo el psicólogo y filósofo estadounidense William James que cuando cambiamos nuestro pensamiento cambiamos nuestra vida. Y éste es mi firme propósito para los próximos meses: conseguir encontrar mi voz y quizás incluso ser una persona de transición, un concepto que he descubierto a través de Covey y que me ha parecido sumamente interesante. Se trata de personas que desarrollan su facultad de elegir y que impiden el paso a sus descendientes de tendencias inadecuadas que proceden de generaciones anteriores.

“También podemos ser personas de transición para las organizaciones en las que trabajamos”, dice el autor. “Mediante el uso acertado de nuestra libertad de elección, podemos evitar dejarnos dominar emocionalmente por las debilidades de los demás. Cuando nuestra vida emocional depende de los puntos débiles de alguien más, impedimos nuestro facultamiento y facultamos esas debilidades para que sigan destrozando nuestra vida”.

Víctor Hugo dijo que no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo y alguien que no recuerdo dijo que no estamos ante una época de cambios sino ante un cambio de época. Si algo se mueve a nuestro alrededor quizás es hora de que nosotros también nos pongamos en movimiento. Si empezamos a andar seguro que llegaremos al destino que nos marquemos.

4 comentarios

Archivado bajo autores, filosofía, psicología, títulos, Uncategorized

Consejos para ser altamente efectivos en el 2010

 

“En toda la vida hay etapas secuenciales de crecimiento y desarrollo. El niño aprende a darse la vuelta, a sentarse, a gatear, y después a caminar y correr. Todos los pasos son importantes, y todos requieren su tiempo. No es posible saltarse ninguno”.

Stephen Covey. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

El 2010 está a punto de llegar y es un buen momento para proponernos la total efectividad, tanto en el ámbito personal como en el profesional.  A menudo estamos muy atareados sin ser muy efectivos. Por ello, os propongo un repaso de las tesis de Covey, junto a algunos de mis propósitos de año nuevo.

Como dice Aristóteles, “Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”.

1.- Ser Proactivo. Yo soy responsable de mi propia suerte y me propongo afrontar esta responsabilidad con energía y proactividad para generar las máximas posibilidades de conseguir mis retos este año.

2.- Empezar con un fin en mente. El 2010 tiene que ser el año de la creación y consolidación de mi marca personal en la que este blog tiene que actuar como elemento fundamental de cohesión personal y profesional. Empezar con un fin en mente significa saber adónde se está yendo, de modo que se pueda comprender mejor dónde se está, y dar siempre los pasos adecuados en la dirección correcta. Dice Covey que el modo más efectivo de empezar con el fin en mente consiste en elaborar un enunciado de la misión personal. Mi misión personal para el 2010 es impregnarme de cultura 2.0. en estado puro, una cultura que deseo poder aplicar en todos los ámbitos de mi vida y que supone llevar a cabo una transformación total (incluso una ruptura) de los paradigmas y hábitos que me rodean. Sé que encontraré mucha reticencia en el camino pero tengo claro que ésta es la ruta a seguir.

3.- Establecer primero lo primero, aprendiendo a decir que no cuando sea necesario y organizando las prioridades con sentido común.

4.- Pensar en ganar/ganar. Ver la vida como un escenario cooperativo, no competitivo. El paradigma es que hay mucho para todos, que el éxito de una persona no se logra a expensas o excluyendo el éxito de los otros. No se trata de tu éxito o el mío, sino de un éxito mejor, de un camino superior. En la blogosfera, el éxito de uno en realidad es el triunfo de la colectividad. Sin la interrelación, sin la multidireccionalidad, el fenómeno moriría.

5.- Procurar primero comprender, y después ser comprendido. La capacidad de empatía como clave.

6.- La sinergia. Crear nuevas alternativas. La sinergia es la esencia del liderzago transformador. Significa que el todo es más que la suma de sus partes. La esencia de la sinergia consiste en valorar las diferencias: respetarlas, compensar las debilidades, construir sobre las fuerzas.

7.- Afilar la sierra. Trabajar en la renovación permanente de las cuatro dimensiones de nuestra naturaleza: la física, la espiritual, la mental y la social/emocional. Para la física, me propongo iniciar mi siempre reto pendiente (hacer deporte con regularidad). Para la espiritual y mental, me propongo incrementar el número de lecturas, y para la emocional, mi reto es intentar comprender a los que de ninguna forma comprendo. Prometo que lo intentaré.

7 hábitos muy saludables para empezar el año con energía, alegría y optimismo.

“Cuando muera, quiero estar completamente agotado. Pues cuanto más duramente trabajo, más vivo”. George Bernard Shaw.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, psicología, web 2.0.