Archivo de la etiqueta: solidaridad

Haití y la engañosa solidaridad

La obra de Ernesto Sábato, El Túnel, abre muchas vías de reflexión, una de ellas acerca de la generosidad y solidaridad humana.

Cualquiera sabe, dice el autor, “que no se resuelve el problema de un mendigo con un peso o un pedazo de pan: solamente se resuelve el problema psicológico del señor que compra así, por casi nada, su tranquilidad espiritual ysu título de generoso. Júzguese hasta qué punto esa gente es mezquina cuando no se decide a gastar más de un peso por día para asegurar su tranquilidad espiritual y la idea reconfortante y vanidosa de su bondad. !Cuánta más pureza de espíritu y cuánto más valor se requiere para sobrellevar la existencia de la miseria humana sin esta hipócrita operación!”

Estos días, Haití llena todos los espacios de los medios de comunicación despertando una repentina vena de solidaridad generalizada. Una solidaridad muy positiva pero muy engañosa. Todos los días del año países enteros del mundo viven en la más extremada pobreza y miseria y nadie se acuerda de ellos a no ser que la televisión les dedique sus preciados minutos. El objetivo sería conseguir educar en la generosidad desde la primera infancia y lograr así que todos sepamos dar de forma espontánea y natural una parte de lo que tenemos a los más necesitados, lo que es muy distinto a dar una parte de lo que nos sobra.  Para mí no tiene ningún mérito que Angelina Jolie y Brad Pitt den 1 millón de dólares. Si no lo dan a Haití se lo gastarán en  joyas u otros lujos superfluos. El gran mérito sería que renunciaran a una parte de su ostentoso estilo de vida para ayudar a los demás. De forma verdadera y auténtica. Las operaciones de márketing maquilladas de responsabilidad social son demasiado perceptibles, demasiado teatrales y demasiado alejadas de las necesidades reales. La auténtica responsabilidad social siempre es mucho más modesta y discreta. Las ostentaciones públicas suelen estar reñidas con la autenticidad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, educación, literatura, psicología, títulos

Corazón Solidario

ventanas01El cardiólogo Valentí Fuster declaró hace ya unos años que  a todos los que se preocupan por su salud les aconsejaría que se reservaran un rato cada día para ellos mismos, para pensar, simplemente pensar.

“Estamos en un mundo tremendamente acelerado en el que no hay tiempo de saber dónde estás ni hacia dónde vas y uno debe tomar partido sobre cuáles son sus objetivos en la vida y cómo conseguirlos. Para mí, el objetivo siempre pasa por contribuir a la sociedad ya que las personas que sólo trabajan por sí mismas son muy vulnerables. Tarde o temprano se dan cuenta que ya no pueden seguir contribuyendo más a ellas mismas. Ayudar a la comunidad es una forma de ayudarnos a nosotros mismos”. 

Hace unos años, tuve la oportunidad de visitar  a Valentí Fuster en Nueva York, en su despacho del Mount Sinaí Hospital. Tiempo después me emocioné al leer la definición que hacía de él  Antonio Muñoz Molina en “Ventanas de Manhattan”: “En España casi cualquier literato que haya alcanzado un cierto grado de celebridad, o que alimente el rencor comparativo con otros que son un poco más celebres que él, o que tengan algo que él piensa que merece más, se exhibe con arrogancia y no considera digno de su jerarquía prestar atención a nada que no tenga que ver con él mismo, con su obra: y este hombre, el cardiólogo, que seguramente sabe de lo suyo más que nadie en el mundo, y que con su trabajo y su talento es capaz de salvar vidas, carece por completo de cualquier rasgo de altanería y mira atentamente con sus ojos claros y cordiales y escucha con la intensidad de quien no quiere perderse el menor matiz de una información muy valiosa, hasta ahora desconocida para él”. Una definición totalmente acertada y a  la que la mayoría que actualmente ocupan los cargos de mayor poder tanto económico como político de nuestro entorno deberían prestar atención.

 

1 comentario

Archivado bajo actualidad, autores, psicología, títulos