Archivo de la etiqueta: Ken Robinson

Más allá de un equipo: Una Tribu con pasión y compromiso común

El 1 de enero del 2010, en mi post “La Conjura del 2009” explicaba que terminaba un año que me había aportado profundas transformaciones en mis retos profesionales y manifestaba que lo que todavía no sabía es hacia dónde me llevaría todo ese proceso.

Ese proceso de renovación personal y profesional del que hablaba me llevó a mi actual posición de Consultora en RocaSalvatella , un singular y único concepto de consultoría estratégica centrada en ayudar a las empresas e instituciones a desarrollar sus negocios y sus equipos humanos mediante estrategias basadas en las lógicas digitales.

RocaSalvatella es mucho más que una simple consultoría. Más allá de la vertiente puramente profesional, el gran atractivo a nivel personal de RocaSalvatella es que en su renovado despacho está naciendo una tribu que va tomando forma día a día, incorporando nuevos miembros y definiendo y redefiniendo las dinámicas y conexiones personales entre sus integrantes. Es evidente que la convivencia nunca es fácil y menos en entornos definidos por la presión de las entregas y las agendas. Por eso es tan importante lograr la configuración de una Tribu, en toda la dimensión del término.

En su libro “El Elemento”, Ken Robinson habla de la importancia de “Encontrar tu Tribu” y afirma que para la mayoría de la gente, conectar con otras personas que compartan la misma pasión y el mismo deseo de sacar el máximo partido de sí mismos es parte fundamental de encontrarse en su Elemento.

Dice Robinson que lo que conecta a una tribu es un compromiso común con aquello para lo que sienten que han nacido. Esto puede ser extraordinariamente liberador, sobre todo si uno se ha dedicado a su pasión en solitario. Hallar la tribu correcta puede ser imprescindible para encontrar nuestro Elemento. Por otra parte, sentir en lo más profundo del alma que uno está con la tribu equivocada es probablemente un buen signo de que hay que buscar en alguna otra parte.

Sigue Robinson que encontrar tu tribu puede tener efectos transformadores en tu sentido de la identidad y tus objetivos. Esto se debe a tres poderosas dinámicas tribales: ratificación, inspiración y la “alquimia de la sinergia”. 

Según el autor, los grandes equipos creativos son heterogéneos y dinámicos: están compuestos por personas con habilidades diferentes pero complementarias entre sí. La diversidad de talentos es importante pero no suficiente. Las diferentes formas de pensamiento pueden ser un obstáculo para la creatividad. Los equipos creativos encuentran la forma de utilizar sus diferencias y energías, no sus puntos débiles. Tienen un proceso mediante el cual sus fuerzas se complementan a la vez que compensan las debilidades de cada uno. Son capaces de desafiarse entre sí como iguales, y tomar las críticas como un incentivo para avivar el juego.

Las actividades que nos gustan nos llenan de energía incluso cuando estamos agotados físicamente. Cuando la gente se coloca en situaciones que la llevan a estar en la zona, conecta con una fuente de energía primaria. Está literalmente más viva debido a ello. Estar en la zona es como si te enchufaran a un alimentador de corriente: mientras estás conectado, recibes más energía de la que gastas. La energía hace funcionar nuestra vida. La energía mental no es una sustancia fija. Sube y baja según la pasión y el compromiso que pongamos en lo que estemos haciendo en ese momento.

Al conectar con nuestra energía nos abrimos más a la energía de otras personas. Cuanto más vivos nos sintamos, más podremos contribuir a la vida de los demás. Cuando estás inspirado, tu trabajo puede inspirar a los demás. 

No podemos saber cómo será el futuro, afirma Ken Robinson. El único modo de prepararse para él es sacar el máximo provecho de nosotros mismos, en la convicción de que al hacerlo seremos todo lo flexibles y productivos que podamos llegar a ser, lo que requiere uno comprensión orgánica de cómo adaptar las aptitudes a un nuevo entorno.

En RocaSalvatella, el entorno se va dibujando día tras día, avanzando hacia un futuro desconocido pero que promete ser muy atractivo si logramos sentirnos parte de esa Tribu que está naciendo…Porqué, como dice Robinson, “Tu tribu sabrá ver en tus fallos la semilla de tus éxitos”

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo empresa, filosofía, psicología, Uncategorized

La educación del talento

“La conquista más difícil es la conquista de uno mismo” afirmó recientemente el flamante President de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas. Y conquistarse uno mismo es el destino final de un largo camino dirigido a saber de verdad quién eres y cómo eres; un camino que sirve para descubrir tus talentos y diseñar tu marca personal o proyecto de vida.

Dice Sir Ken Robinson que para descubrir tu talento debes hacer dos viajes, uno hacia el interior de ti mismo y otro hacia el exterior para proyectar tu talento. Y no son trayectos siempre consecutivos: pueden ser simultáneos. Si quieres conocerte pasa tiempo a solas contigo mismo, afirma este formador de innovadores. Llegará un momento en que disfrutarás de tu propia compañía. Entonces encontrarás y podrás sacar partido a tu propia tribu creativa, las personas con quienes puedes ser tú mismo: generaciones literarias, equipos de investigadores, bandas rockeras o colegas con quienes inventas cosas; son quienes se aceptan y reconocen mutualmente el talento y lo hacen crecer juntos. Tu mentor y tu tribu son quienes saben ver en tus fallos la semilla de tus éxitos.

Como es obvio, la influencia del mentor y también la configuración de la tribu empieza en la educación. “Un principio del arte de la educación es que no se debe educar los niños conforme al presente, sino conforme a un estado mejor, posible en lo futuro, de la especie humana; es decir, conforme a la idea de humanidad y de su completo destino, afirmó Kant, en una sentencia que abre el libro de José Antonio Marina “La Educación del Talento”.

Para Marina el talento es esa inteligencia superior que es la encargada de dirigir adecuadamente todas las capacidades personales para dirigir nuestra acción hacia una vida lograda. La inteligencia triunfante es la que acierta al elegir las metas y consigue alcanzarlas.

Y  una de las capacidades más sorprendentes de la inteligencia, afirma,  es la de encontrar posibilidades en la realidad, si la enseñamos a buscarlas. Somos lo que somos más las posibilidades que encontremos dentro de nosotros. La inteligencia humana es creadora porque descubre continuamente posibilidades en la realidad. La educación debe basarse en esta idea creadora de la inteligencia y elaborar una pedagogía de la posibilidad.

Ofrecer a nuestros hijos una idea del mundo veraz, rica, amplia y llena de posibilidades es uno de los recursos fundamentales que constituyen el talento y que debe fomentarse a través de todo el proceso educativo. Como madre, tomo nota. Espero que los educadores también lo hagan. Si como dice Marina, es cierto que “la humanidad se reinventa en cada niño” el esfuerzo vale la pena.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, creatividad, educación, filosofía, marca personal, psicología, títulos