Archivo de la categoría: Uncategorized

Poesía de lo cotidiano

Explica José Antonio Marina en uno de sus artículos que suele recomendar a sus alumnos que lean poesía, pero no con un mero afán receptivo, sino con una pretensión expresiva. “Hemos insistido demasiado en el momento asimilador de la lectura”, afirma. “Hay que leer, sin duda, pero ¿por qué y para qué?” Porque mediante la lectura aprovechamos la experiencia de la humanidad, contenida en los libros. Hay que leer para expresar. Expresar es exprimir nuestra inteligencia: pensar, hablar, conversar, actuar. Se expresa con la palabra, con el sentimiento, con la acción. La pasividad nos mata, porque nos hace sumisos, y limita nuestras posibilidades.

La poesía enseña a mirar las cosas de otra manera. La poesía recupera el brillo perdido de la realidad.

Nada está acabado, sigue Marina. La realidad entera está ahí esperando a ver lo que hacemos los humanos con ella, qué posibilidades descubrimos. Todo se puede pensar de otra manera, decir de otra manera, amar de otra manera. Valorar lo que tenemos es parte de la gran poesía de la cotidiano. “No encontramos suficientes cosas bellas” decía Van Gogh.

Poetizar las formas de vida supone escapar de la mediocridad y la rutina. Es precisamente por esta razón que desde hace un tiempo tengo la costumbre de empezar el día leyendo y compartiendo la poética cotidiana que transmiten cada mañana las entrevistas de La Contra de La Vanguardia, entrevistas a personas variopintas y muy distintas pero que, en general, tienen en común hacernos ver la vida con otros ojos, abriendo la mente a nuevas ideas y puntos de vista.

También a la poética de lo cotidiano se refiere Ángeles Caso en su magnífico artículo “Lo que quiero ahora” publicado hace unos meses.

“Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente a enfermedades gravísimas” dice A. Caso, ” o tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida. Y ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario“.

La belleza está en todas partes, incluso cuando el dolor nos rodea. La belleza puede estar en una mirada, en unas palabras escritas después de una mala noticia, o incluso en el deseo de un abrazo que nunca se materializará. Lo cierto es que sólo los poetas son capaces de expresar de verdad esta belleza. A ellos me remito.

Deja un comentario

Archivado bajo filosofía, lectura, literatura, psicología, Uncategorized

Más allá de un equipo: Una Tribu con pasión y compromiso común

El 1 de enero del 2010, en mi post “La Conjura del 2009” explicaba que terminaba un año que me había aportado profundas transformaciones en mis retos profesionales y manifestaba que lo que todavía no sabía es hacia dónde me llevaría todo ese proceso.

Ese proceso de renovación personal y profesional del que hablaba me llevó a mi actual posición de Consultora en RocaSalvatella , un singular y único concepto de consultoría estratégica centrada en ayudar a las empresas e instituciones a desarrollar sus negocios y sus equipos humanos mediante estrategias basadas en las lógicas digitales.

RocaSalvatella es mucho más que una simple consultoría. Más allá de la vertiente puramente profesional, el gran atractivo a nivel personal de RocaSalvatella es que en su renovado despacho está naciendo una tribu que va tomando forma día a día, incorporando nuevos miembros y definiendo y redefiniendo las dinámicas y conexiones personales entre sus integrantes. Es evidente que la convivencia nunca es fácil y menos en entornos definidos por la presión de las entregas y las agendas. Por eso es tan importante lograr la configuración de una Tribu, en toda la dimensión del término.

En su libro “El Elemento”, Ken Robinson habla de la importancia de “Encontrar tu Tribu” y afirma que para la mayoría de la gente, conectar con otras personas que compartan la misma pasión y el mismo deseo de sacar el máximo partido de sí mismos es parte fundamental de encontrarse en su Elemento.

Dice Robinson que lo que conecta a una tribu es un compromiso común con aquello para lo que sienten que han nacido. Esto puede ser extraordinariamente liberador, sobre todo si uno se ha dedicado a su pasión en solitario. Hallar la tribu correcta puede ser imprescindible para encontrar nuestro Elemento. Por otra parte, sentir en lo más profundo del alma que uno está con la tribu equivocada es probablemente un buen signo de que hay que buscar en alguna otra parte.

Sigue Robinson que encontrar tu tribu puede tener efectos transformadores en tu sentido de la identidad y tus objetivos. Esto se debe a tres poderosas dinámicas tribales: ratificación, inspiración y la “alquimia de la sinergia”. 

Según el autor, los grandes equipos creativos son heterogéneos y dinámicos: están compuestos por personas con habilidades diferentes pero complementarias entre sí. La diversidad de talentos es importante pero no suficiente. Las diferentes formas de pensamiento pueden ser un obstáculo para la creatividad. Los equipos creativos encuentran la forma de utilizar sus diferencias y energías, no sus puntos débiles. Tienen un proceso mediante el cual sus fuerzas se complementan a la vez que compensan las debilidades de cada uno. Son capaces de desafiarse entre sí como iguales, y tomar las críticas como un incentivo para avivar el juego.

Las actividades que nos gustan nos llenan de energía incluso cuando estamos agotados físicamente. Cuando la gente se coloca en situaciones que la llevan a estar en la zona, conecta con una fuente de energía primaria. Está literalmente más viva debido a ello. Estar en la zona es como si te enchufaran a un alimentador de corriente: mientras estás conectado, recibes más energía de la que gastas. La energía hace funcionar nuestra vida. La energía mental no es una sustancia fija. Sube y baja según la pasión y el compromiso que pongamos en lo que estemos haciendo en ese momento.

Al conectar con nuestra energía nos abrimos más a la energía de otras personas. Cuanto más vivos nos sintamos, más podremos contribuir a la vida de los demás. Cuando estás inspirado, tu trabajo puede inspirar a los demás. 

No podemos saber cómo será el futuro, afirma Ken Robinson. El único modo de prepararse para él es sacar el máximo provecho de nosotros mismos, en la convicción de que al hacerlo seremos todo lo flexibles y productivos que podamos llegar a ser, lo que requiere uno comprensión orgánica de cómo adaptar las aptitudes a un nuevo entorno.

En RocaSalvatella, el entorno se va dibujando día tras día, avanzando hacia un futuro desconocido pero que promete ser muy atractivo si logramos sentirnos parte de esa Tribu que está naciendo…Porqué, como dice Robinson, “Tu tribu sabrá ver en tus fallos la semilla de tus éxitos”

1 comentario

Archivado bajo empresa, filosofía, psicología, Uncategorized

El arte de amar

Hace un rato, he mantenido una breve pero intensa conversación con una amiga que no está pasando por su mejor momento emocional y que está atravesando una fuerte crisis de pareja. Amar es realmente difícil y, cómo dice Erich Fromm, es todo un arte. Un arte difícil de dominar como demuestra la gran cantidad de enamoramientos y desenamoramientos que se producen a nuestro alrededor a un ritmo de vértigo.

“El amor y la muerte no tienen historia propia”, afirma con gran contundencia Zygmunt Bauman en su obra El Amor Líquido. Son acontecimientos del tiempo humano, cada uno de ellos independiente, no conectado a otros acontecimientos similares, salvo en las composiciones humanas retrospectivas, ansiosas por localizar -por inventar- esas conexiones y comprender lo incomprensible. Y por eso es imposible aprender a amar, tal como no se puede aprender a morir. Y nadie puede aprender el elusivo -el inexistente aunque intensamente deseado- arte de no caer en sus garras, de mantenerse fuera de su alcance. Cuando llegue el momento, el amor y la muerte caerán sobre nosotros, a pesar de que no tenemos ni un indicio de cuándo llegará ese momento. Sea cuando fuere, nos tomarán desprevenidos. En medio de nuestras preocupaciones cotidianas, el amor y la muerte surgirán de la nada.

Dice Bauman que el amor parece gozar de un estatus diferente que los otros acontecimientos excepcionales. De hecho, podemos enamorarnos más de una vez y algunas personas se enorgullecen o se quejan de que se enamoran y se desenamoran con demasiada facilidad. Esa súbita abundancia y aparente disponibilidad de “experiencias amorosas” llega a alimentar la convicción de que el amor es una destreza que se puede aprender y que el dominio de esa materia aumenta con el número de experiencias y la asiduidad del ejercicio. Sin embargo, sólo es otra ilusión… Se puede aprender a desempeñar una actividad que posee un conjunto de reglas invariables que se corresponden con un entorno estable, monótonamente repetitivo que favorece el aprendizaje, la memorización y el paso a la práctica. En un entorno inestable, la retención y la adquisición de hábitos no sólo son contraproducentes, sino que sus consecuencias pueden resultar fatales.

Erich Fromm afirma que si dos personas desconocidas dejan caer de pronto la barrera que las separa y se siente cercanas, se sienten uno, ese momento de unidad constituye uno de los más estimulantes y excitantes de la vida. Sin embargo, tal tipo de amor es, por su misma naturaleza, poco duradero. Las dos personas llegan a conocerse bien, su intimidad pierde cada vez más su carácter milagroso, hasta que su antagonismo, sus desilusiones, su aburrimiento mutuo, terminan por matar lo que pueda quedar de la excitación inicial. No obstante, al comienzo no saben todo esto: consideran la intensidad de apasionamiento , ese estar locos el uno por el otro, como una prueba de la intensidad de su amor, cuando sólo muestra el grado de su soledad anterior.

Como dice Jorge Bucay en su libro “Amarse con los ojos abiertos” (el mejor que he leído de este autor), “esta es la maravilla del enamoramiento: dejamos de pelear con nosotros mismos por un tiempo”. Dice Bucay que muchas parejas terminan separándose porque creen que con otro sería distinto y, por supuesto, después se encuentran con situaciones similares en las que lo único que ha cambiado es el interlocutor.

Bucay explica, en boca de uno de sus personajes, que en nuestra cultura se confunden las cosas y no se acepta que pueda querer mucho a mi pareja y a la vez que pueda disfrutar con otras personas. Partimos siempre de la falsa idea de que la persona adecuada puede y debe darme todo lo que necesito. ¿Por qué no empezar a cambiar la mentalidad y validar lo que está ocurriendo en lugar de seguir intentando relaciones imposibles? Aceptaremos en última instancia lo que es obvio: que en realidad sí que podemos amar a varias personas a la vez, aunque nos relacionemos con ellas de diferentes maneras.

No existe ninguna otra actividad que se inicie con tan tremendas esperanzas y expectativas, y que, no obstante, fracase tan a menudo como el amor, sentencia Fromm. Sin embargo, cuando surge nos transforma. Dure poco o mucho, sea platónico o correspondido, el amor provoca una profunda transformación vital.  Y esta transformación nos acompaña el resto de nuestros días….Queramos o no….

Deja un comentario

Archivado bajo autores, filosofía, psicología, títulos, Uncategorized

Despeja tu vida

“Vivir es el proceso de llegar a ser, una combinación de estados por los que tenemos que pasar. Las personas fracasan porque escogen uno de esos estados y se quedan en él, lo cual, en cierto modo, representa una especie de muerte”.

Anaïs Nin

Crear tu propia Marca Personal consiste en aumentar tu poder innato. Y para hacerlo, es imprescindible eliminar todo aquello que te absorba la energía e incorporar todo lo que te la dé. Para ello es necesario reducir drásticamente el número de cosas que te distraen para reemplazarlas por otras fuentes de energía positiva y enriquecedora.

Ésta es precisamente la filosofía que casualmente exponen dos de los autores que he estado leyendo últimamente. Por un lado, Talane Miedaner en su libro “Coaching para el éxito” afirma que en esta vida, es importante crear espacio para lo que deseas. “No puedes recibir cosas para las que no tienes espacio. Cada vez que quieres algo nuevo en tu vida, debes crear el espacio necesario para incorporarlo. Todo lo que suprimas te dará más espacio. Quizá si limpias el garaje consigas un nuevo cliente”.

“¿Alguna vez te has dado cuenta de lo bien que te sientes después de ordenar un armario?” pregunta Miedaner. No es cosa de magia, afirma. Es un principio que se basa en las leyes de la física: La naturaleza aborrece el vacío. Crea un vacío,y el universo te enviará cosas para llenarlo. Crear espacio es una de las maneras más sencillas y efectivas de atraer lo nuevo. Si tienes una sensación de estancamiento, comienza por despejar el terreno”.

También David Allen, el inventor del método GTD (Getting Things Done) dice en su último libro “Sé más eficaz” que la mayor ganancia en energía productiva vendrá como resultado de quitar las telarañas, resolver viejos asuntos y poner orden en nuestras cosas: “debemos apartar toda la basura que nos impide avanzar”.

“El problema no es nunca cómo lograr que surjan en tu mente pensamientas nuevos e innovadores, sino cómo expulsarde ella a los viejos. Cualquier mente es un edificio lleno de mobiliario arcaico. Limpia aunque sólo sea un rincón de tu mente y la creatividad volverá a llenarlo al instante”.

Dee Hock

Deja un comentario

Archivado bajo autores, filosofía, marca personal, títulos, Uncategorized

Todos somos genios

¿Qué es un genio? Dice Seth Godin en su último libro ¿Eres imprescindible? que un genio es el que observa algo en lo que otros se han quedado encallados y lo desencalla.”Nadie es un genio todo el tiempo”, dice Godin, “pero todos somos genios de vez en cuando. Lo trágico es que la sociedad insiste en dejar de lado la parte genial”.

La mejor forma de desarrollar desde la infancia todo nuestro potencial para ir configurando nuestra Marca Personal es tener cerca líderes que confien y crean en nosotros. Empezando desde la cuna, es decir, desde la propia familia.

Padres y madres tienen que entrenarse para ser líderes, afirman Nuria Chinchilla y Maruja Moragas, profesoras del IESE, en un artículo publicado en La Vanguardia el pasado 23 de abril. “Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no lo vuelve pianista. Tenemos que formarnos para ser los mejores referentes y ofrecerles lo que es realmente bueno para ellos a largo plazo. No lo fácil y lo que piensa todo el mundo. Los padres debemos ser los principales protagonistas en la educación de nuestros hijos. Nos jugamos su felicidad”.

Godin afirma que cada día se encuentra con personas que tienen un potencial enorme pero que han sido demasiado acosadas o amedrentadas para mostrarlo y ser capaces de construir su propia Marca Personal. “Se han convertido en víctimas, en peones de un sistema absurdo que las utiliza y devalúa”.

“Los niños son capaces de cualquier cosa” manifiesta Godin. “Muy pocos de nosotros nacemos con la intención de ser como la media, o seres típicos. Pero en algún punto de nuestra trayectoria, el adoctrinamiento aparece con fuerza y empezamos a buscar un lugar en el que ocultarnos”. Y esta adoctrinamiento es el peor enemigo del Personal Branding o la Marca Personal.

Por su parte, las profesoras explican que en los cursos de liderazgo de esta escuela de negocios enseñan a los directivos tres premisas fundamentales a la hora de tratarcon sus colaboradores: exigir como un jefe, enseñar como un maestro y amar como un padre.

“Amar a un hijo incluye exigirle y ayudarle a alcanzar su máximo potencial como persona. Padres y madres son modelos y guías de sus hijos, y tienen un papel insustituible como líderes de estos, pero también pueden ser contraejemplos que les generen rechazo. Muchos padres viven en un entorno muy materialista. Hay padres que sólo valoran la preparación técnica que les dan o les sumergen en regalos, viajes, actividades extraescolares… Hacen de ellos niños estresados, lo que puede derivar en activismo o adicción al trabajo. No les forman, porque ni saben ni llegan a todo, y las situaciones les sobrepasan. Les falta tiempo y energía para dedicarse a ellos”.

“Querer implica conocer el mejor camino de desarrollo personal y guiarles por él”, afirman estas autoras.

Siempre considerando, tal como dice Gibran Khalil Gibran en “El Profeta. La sabiduría de un gran maestro“, que nuestros hijos no son nuestros. Son los  hijos de la Vida y aunque están con nosotros no son del todo nuestros.

“Podéis darles vuestro amor, pero no vuestros pensamientos. por que ellos tienen sus propios pensamientos. Podéis albergar sus cuerpos, pero no sus almas. Porque sus almas habitan en la casa del mañana que vosotros no podéis visitar, ni siquiera en sueños. Podéis esforzaros en ser como ellos, pero no busquéis el hacerlos como vosotros. Porque la vida no retrocede ni se entretiene con el ayer. Vosotros sois el arco desde el que vuestros hijos, como flechas vivientes, son impulsados hacia delante. El Arquero ve el blanco en la senda del infinito y os doblega con Su poder para que Su flecha vaya veloz y lejana. Dejad, alegremente, que la mano del Arquero os doblegue. Porque, así como El ama la flecha que vuela, así ama también el arco, que es estable”.

4 comentarios

Archivado bajo educación, marca personal, Uncategorized

Sincronicidad

Encontré, por casualidad, el libro “Héroes Cotidianos” de Pilar Jericó, y lo compré. Cayó en mis manos en el mejor de los momentos, cuando necesitaba oir lo que en esta obra se expone: la necesidad de ser el protagonista de tu vida.

Por casualidad, este libro está inspirado en “El héroe de las mil caras” de Joseph Campbell, una obra que he tenido durante años como libro de cabecera en mi mesita de noche, desde que lo descubrí en un curso de guión cinematógrafico que hice hace ya mucho tiempo.

Por casualidad, también el padre de la autora murió de cáncer de pulmón y también fue esa su noche más oscura.

¿Casualidades o sincronicidad? Ésta es la cuestión. Quizás simplemente son indicios de que ha llegado el momento de descubrir mi voz.

“Todo el mundo elige uno de dos caminos en la vida” dice Stephen R. Covey en el libro “El 8º Hábito. De la efectividad a la grandeza”.

“Uno es el camino amplio y muy transitado hacia la mediocridad, el otro es el camino hacia la grandeza y el sentido. El camino hacia la mediocridad limita el potencial humano. El camino a la grandeza libera y realiza este potencial y es un proceso de crecimiento secuencial de dentro hacia fuera. Quienes viajan por el camino inferior de la mediocridad viven el software cultural del ego, la competición, la escasez, la comparación, la extravagancia y el victimismo. Quienes transitan el camino superior hacia la grandeza se elevan por encima de las influencias culturales negativas y eligen convertirse en la fuerza creativa de su vida. Quienes siguen este camino hallan su voz e inspiran a los demás para que hallen la suya. Los otros nunca lo hacen”.

En este sentido, Covey cita unas interesantes palabras de la escritora Marianne Williamson: “hacernos los insignificantes no le sirve al mundo. No hay nada de inteligente en rebajarnos para que los demás no se sientan inseguros en nuestra compañía. Y cuando dejamos que brille nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a los demás para que hagan lo mismo. Cuando nos liberamos de nuestro propio temor, nuestra presencia libera automáticamente a los demás”.

Ya dijo el psicólogo y filósofo estadounidense William James que cuando cambiamos nuestro pensamiento cambiamos nuestra vida. Y éste es mi firme propósito para los próximos meses: conseguir encontrar mi voz y quizás incluso ser una persona de transición, un concepto que he descubierto a través de Covey y que me ha parecido sumamente interesante. Se trata de personas que desarrollan su facultad de elegir y que impiden el paso a sus descendientes de tendencias inadecuadas que proceden de generaciones anteriores.

“También podemos ser personas de transición para las organizaciones en las que trabajamos”, dice el autor. “Mediante el uso acertado de nuestra libertad de elección, podemos evitar dejarnos dominar emocionalmente por las debilidades de los demás. Cuando nuestra vida emocional depende de los puntos débiles de alguien más, impedimos nuestro facultamiento y facultamos esas debilidades para que sigan destrozando nuestra vida”.

Víctor Hugo dijo que no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo y alguien que no recuerdo dijo que no estamos ante una época de cambios sino ante un cambio de época. Si algo se mueve a nuestro alrededor quizás es hora de que nosotros también nos pongamos en movimiento. Si empezamos a andar seguro que llegaremos al destino que nos marquemos.

4 comentarios

Archivado bajo autores, filosofía, psicología, títulos, Uncategorized

Bésame mucho

Carlos González en su libro Bésame mucho afirma que “ya no quedan seres humanos en libertad, es decir, guiándose únicamente por sus instintos y sus imperativos biológicos. Todos vivimos en cautividad, es decir, en ambientes artificiales y en el seno de grupos humanos con normas culturales”.

Por su parte, Nietztsche afirma en Ecce Homo que “hay que sentarse lo menos posible; no creer en ningún pensamiento que no haya surgido al aire libre y estando nosotros en movimiento, en ningún pensamiento en cuya génesis no intervengan alegremente también los músculos. La vida sedentaria constituye el auténtico pecado contra el espíritu santo.”

Ya antes de leer este párrafo consideraba un pecado la filosofía de tantos y tantos directivos que consideran que el valor supremo del trabajador está en el tiempo que pasa calentando su silla. Y, más pecado todavía cuando se trata de un trabajo presuntamente creativo que debería ser desarrollado sin tener en consideración el espacio físico o temporal en el que se lleve a cabo. Lo más importante deberían ser los resultados. Pero todos sabemos que la realidad es otra y que la filosofía que impera es muy distinta, lo que provoca unas consecuencias nefastas en los empleados: sensación de ahogo, aniquilación de la creatividad, y desmotivación permanente. Si sumamos este panorama a los datos sobre el desempleo hechos públicos hoy la situación es desalentadora. Y si, además, tenemos en cuenta que ahora quieren que nos jubilemos a los 67 años, la depresión ya se apodera de nosotros.

“Lo que nos vuelve locos no es dudar, sino estar convencidos de algo; pero para experimentar esto hay que ser profundo, abismal, filosófico. Todos le tenemos miedo a la verdad”, dice Nietzsche. Yo debo tener algo de filósofa porque estoy convencida de que los que nos dirigen hoy en día están matando lo mejor de cada persona y, si sólo lo malo sobrevive, la especie evolucionará hacia un destino deplorable.  

Carlos González afirma que se debe criar a los hijos con amor, con mucho amor. ¿No podríamos trasladar esta tesis a las organizaciones empresariales? ¿Podemos ser felices en el entorno empresarial sin una promesa de amor, aunque no sea eterno?

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, creatividad, empresa, filosofía, títulos, Uncategorized