Archivo de la categoría: títulos

Bésame mucho

Carlos González en su libro Bésame mucho afirma que “ya no quedan seres humanos en libertad, es decir, guiándose únicamente por sus instintos y sus imperativos biológicos. Todos vivimos en cautividad, es decir, en ambientes artificiales y en el seno de grupos humanos con normas culturales”.

Por su parte, Nietztsche afirma en Ecce Homo que “hay que sentarse lo menos posible; no creer en ningún pensamiento que no haya surgido al aire libre y estando nosotros en movimiento, en ningún pensamiento en cuya génesis no intervengan alegremente también los músculos. La vida sedentaria constituye el auténtico pecado contra el espíritu santo.”

Ya antes de leer este párrafo consideraba un pecado la filosofía de tantos y tantos directivos que consideran que el valor supremo del trabajador está en el tiempo que pasa calentando su silla. Y, más pecado todavía cuando se trata de un trabajo presuntamente creativo que debería ser desarrollado sin tener en consideración el espacio físico o temporal en el que se lleve a cabo. Lo más importante deberían ser los resultados. Pero todos sabemos que la realidad es otra y que la filosofía que impera es muy distinta, lo que provoca unas consecuencias nefastas en los empleados: sensación de ahogo, aniquilación de la creatividad, y desmotivación permanente. Si sumamos este panorama a los datos sobre el desempleo hechos públicos hoy la situación es desalentadora. Y si, además, tenemos en cuenta que ahora quieren que nos jubilemos a los 67 años, la depresión ya se apodera de nosotros.

“Lo que nos vuelve locos no es dudar, sino estar convencidos de algo; pero para experimentar esto hay que ser profundo, abismal, filosófico. Todos le tenemos miedo a la verdad”, dice Nietzsche. Yo debo tener algo de filósofa porque estoy convencida de que los que nos dirigen hoy en día están matando lo mejor de cada persona y, si sólo lo malo sobrevive, la especie evolucionará hacia un destino deplorable.  

Carlos González afirma que se debe criar a los hijos con amor, con mucho amor. ¿No podríamos trasladar esta tesis a las organizaciones empresariales? ¿Podemos ser felices en el entorno empresarial sin una promesa de amor, aunque no sea eterno?

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, creatividad, empresa, filosofía, títulos, Uncategorized

Haití y la engañosa solidaridad

La obra de Ernesto Sábato, El Túnel, abre muchas vías de reflexión, una de ellas acerca de la generosidad y solidaridad humana.

Cualquiera sabe, dice el autor, “que no se resuelve el problema de un mendigo con un peso o un pedazo de pan: solamente se resuelve el problema psicológico del señor que compra así, por casi nada, su tranquilidad espiritual ysu título de generoso. Júzguese hasta qué punto esa gente es mezquina cuando no se decide a gastar más de un peso por día para asegurar su tranquilidad espiritual y la idea reconfortante y vanidosa de su bondad. !Cuánta más pureza de espíritu y cuánto más valor se requiere para sobrellevar la existencia de la miseria humana sin esta hipócrita operación!”

Estos días, Haití llena todos los espacios de los medios de comunicación despertando una repentina vena de solidaridad generalizada. Una solidaridad muy positiva pero muy engañosa. Todos los días del año países enteros del mundo viven en la más extremada pobreza y miseria y nadie se acuerda de ellos a no ser que la televisión les dedique sus preciados minutos. El objetivo sería conseguir educar en la generosidad desde la primera infancia y lograr así que todos sepamos dar de forma espontánea y natural una parte de lo que tenemos a los más necesitados, lo que es muy distinto a dar una parte de lo que nos sobra.  Para mí no tiene ningún mérito que Angelina Jolie y Brad Pitt den 1 millón de dólares. Si no lo dan a Haití se lo gastarán en  joyas u otros lujos superfluos. El gran mérito sería que renunciaran a una parte de su ostentoso estilo de vida para ayudar a los demás. De forma verdadera y auténtica. Las operaciones de márketing maquilladas de responsabilidad social son demasiado perceptibles, demasiado teatrales y demasiado alejadas de las necesidades reales. La auténtica responsabilidad social siempre es mucho más modesta y discreta. Las ostentaciones públicas suelen estar reñidas con la autenticidad.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, educación, literatura, psicología, títulos

La lentitud de Rodin

Hoy, paseando por Rambla Catalunya me he topado con El Pensador de Rodin y he estado casi a punto de ignorarlo. Andaba tan ensimismada en mis pensamientos que, de tanto pensar, por poco paso a su lado sin percatarme de su imponente presencia. No me lo hubiera perdonado pero he estado muy cerca de cometer semejante agravio. La velocidad, tanto de mi actividad cerebral como de mis piernas, me hubiera podido jugar una mala pasada y esto me ha hecho reflexionar sobre el ritmo de vida que llevamos.

Dice Carl Honoré en la interesante obra “Elogio de la lentitud” que las ciudades siempre han atraído a personas enérgicas y dinámicas, pero que la misma vida urbana actúa como un acelerador de partículas gigantesco. “Cuando la gente se traslada a la ciudad, empieza a hacerlo todo con más rapidez. (…) La mente está siempre tensa, con una rápida sucesión de nuevas imágenes, nuevas personas y nuevas sensaciones” dice este periodista canadiense afincado en Londres.

Esta iniciativa de la obra social de La Caixa de trasladar el arte a la calle me parece fantástica. Ya dijo Platón que “la clase de educación más eficaz es que el niño juegue entre cosas bellas” .

Por su parte, Honoré argumenta que “los niños no nacen obsesionados por la velocidad y la productividad, sino que somos nosotros quienes hacemos que sean así. (…) Losniños pagan cada vez más el precio por llevar un estilo de vida apresurado. Hoy, pequeños de cincoaños padecen ya trastornos estomacales, dolores de cabeza, insomnio, depresión y problemas de la alimentación, todo ello debido al estrés. (…)

La principal barrera para educar a los niños de un modo lento es la mentalidad moderna, dice Honoré. “Librar a la próxima generación del culto a la velocidad significa reinventar toda nuestra filosofía de la infancia, de manera muy parecida a lo que hicieron los románticos dos siglos atrás”.

Quizás con más arte y belleza en la calle nuestra filosofía de la modernidad podría modelarse y quizás incluso cambiar…

1 comentario

Archivado bajo actualidad, autores, educación, filosofía, psicología, títulos

Al fin, David Monteagudo

 

“Detesto los grupos, las sectas, las cofradías, los gremios y, en general, esos conjuntos de bichos que se reúnen por razones de profesión, de gusto o de manía semejante. Esos conglomerados tienen una cantidad de atributos grotescos: la repetición del tipo, la jerga, la vanidad de creerse superiores al resto”.

“Los críticos son una plaga que nunca pude entender. Si yo fuera un gran cirujano y un señor que jamás ha manejado un bisturí, ni es médico ni ha entablillado la pata de un gato, viniera a explicarme los errores de mi operación, ¿qué se pensaría? Lo mismo pasa con la pintura. Lo singular es que la gente no advierte que es lo mismo y aunque se ría de las pretensiones del crítico de la cirugía, escucha con un increíble respeto a esos charlatanes. Se podría escuchar con cierto respeto los juicios de un crítico que alguna vez haya pintado, aunque más no fuera que telas mediocres. Pero aun en ese caso sería absurdo, pues ¿cómo puede encontrarse razonable que un pintor mediocre dé consejos a uno bueno?”

Ernesto Sábato. El túnel.

Todavía no he leído la primera obra publicada de David Monteagudo, “Fin”, pero a juzgar por la opinión de la crítica, es una obra importante. Monteagudo no pertenece a ese conjunto de bichos a los que se refiere Sábato. Vive en Vilafranca del Penedès y trabaja como operario en una fábrica. Este último aspecto ha sido el más explotado mediáticamente en la promoción de la novela por su carácter anecdótico y excepcional. Sin embargo, a mi, personalmente, no me gustado el enfoque que se le está dando a la comunicación de la publicación. El hecho de centrar todas las entrevistas y reportajes en la rutina laboral de Monteagudo me parece de mal gusto. Parece ser que el fenómeno Monteagudo no es algo pasajero sino algo que ha llegado para quedarse. Por lo tanto, sería de suma importancia empezar a hablar más de su obra que de su persona. Y, según he oído, tiene 10 novelas escritas. Así que seguiremos hablando de él. Para empezar, leeré su primera novela publicada y compartiré con vosotros mis reflexiones.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, escritura, lectura, literatura, narrativa, títulos

Mis mejores libros

Existen muchos rankings de libros, algunos genéricos y otros especializados. Tristán Elósegui, por ejemplo, ha publicado recientemente un interesante ranking de los 10 mejores libros sobre marketing, elaborado a través de las votaciones de los seguidores de su blog. Sin embargo, afortunadamente, la oferta es tan amplia y los gustos tan diversos que elaborar un ranking general de los mejores libros es imposible. Por eso, yo empiezo aquí lo que será mi repaso personal a algunos de los libros que más me han impactado a lo largo de mi vida. Y quiero comenzar por algunos de los libros de una autora que admiré durante mi infancia: Enid Blyton. Descubrí a Blyton a través de uno de los libros de la colección de Santa Clara y lo leí tantas veces que me lo sabía de memoria. Por aquel entonces yo estudiaba EGB en el pequeño colegio de mi pueblo, La Granada. Descubrir el internado de Santa Clara y sus aventuras me abrió las puertas a un mundo totalmente nuevo para mí.  Después vino la colección de Torres de Malory al mismo tiempo que las aventuras de Los Cinco.

Dice Eugènia Codina que tuvo un gran disgusto cuando descubrió que Blyton era una persona terrible, egocéntrica y déspota con los suyos, sin un ápice de instinto maternal. También en Lecturalia se refieren a esta biografía de la autora que ha preparado la BBC.

¿Por qué los grandes artistas tienen a menudo biografías llenas de grandes traumas y problemas? ¿Cómo puede ser que alguien tan brillante escribiendo y generando historias que nos acompañaron durante nuestra infancia sea una mala persona según sus allegados más próximos? En el caso de Blyton, quizás la película de la BBC nos pueda dar pistas.Tendremos que verla.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, literatura, títulos

Libertad interior

“Las experiencias de la vida en un campo (de concentración) demuestran que el hombre tiene capacidad de elección. El hombre puede conservar un vestigio de la libertad espiritua, de independencia mental, incluso en las terribles circunstancias de tensión psíquica y física. Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas- la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias -para decidir su propio camino. Y allí siempre había ocasiones para elegir. A diario, a todas horas, se ofrecía la oportunidad de tomar una decisión, decisión que determinaba si uno se sometería o no a las fuerzas que amenazaban con arrebatarle su yo más íntimo, la libertad interna; que determinaba si uno iba o no iba a ser el juguete de las circunstancias, renunciando a la libertad y a la dignidad, para dejarse moldear hasta convertirse en un recluso típico”.

Víctor E. Frankl. El Hombre en busca de su sentido. 

Afortunadamente, hoy en día no existen los campos de concentración. Sin embargo, para muchos, y salvando todas las distancias, los campos de concentración modernos son los puestos de trabajo que aparentemente obligan a moldear la personalidad de los trabajadores hasta aniquilarla. Cada día podemos presenciar escenas de este tipo a nuestro alrededor. La mayoría de personas se levantan por pura obligación, sin ningún entusiasmo por incorporarse a su puesto de trabajo. Como ovejas del rebaño, se dirigen a sus puestos autolamentándose de su destino injusto. Una vez allí, se someten a las órdenes de sus superiores con total obediencia y también con total desánimo. La libertad y la autonomía personal se reducen bajo mínimos porque el trabajador ni se plantea la posibilidad de cuestionar la metodología o los planteamientos de la empresa. Y, según mi opinión, esta actitud es totalmente equivocada. Si nos consideramos un buen trabajador, implicado con nuestra organización, nuestra principal obligación es cuestionar todos aquellos procedimientos que considere que son susceptibles de mejorar e intentar aportar propuestas que contribuyan al progreso tanto de la empresa como de sus empleados.

Y, en el futuro, espero que la tendencia se encamine hacia la libertad del empleado, una libertad que debería empezar en el momento de seleccionar la empresa en la que trabajar. En este sentido, las empresas deberán esforzarse para ser atractivas para sus empleados y reunir una serie de características esenciales para que el empleado, sea cual sea su nivel, pueda desarrollar su labor con profesionalidad y rigurosidad pero respetando su personalidad y su libertad de elección. Sin embargo, esta tendencia todavía está lejos y pocos son los que se atreven a hacer las 6 preguntas más temidas por el entrevistador. Quizás cuando la situación social y económica actual mejore, las nuevas generaciones harán uso de su libertad, desde el primer momento.

 

1 comentario

Archivado bajo actualidad, autores, empresa, psicología, títulos

Corazón Solidario

ventanas01El cardiólogo Valentí Fuster declaró hace ya unos años que  a todos los que se preocupan por su salud les aconsejaría que se reservaran un rato cada día para ellos mismos, para pensar, simplemente pensar.

“Estamos en un mundo tremendamente acelerado en el que no hay tiempo de saber dónde estás ni hacia dónde vas y uno debe tomar partido sobre cuáles son sus objetivos en la vida y cómo conseguirlos. Para mí, el objetivo siempre pasa por contribuir a la sociedad ya que las personas que sólo trabajan por sí mismas son muy vulnerables. Tarde o temprano se dan cuenta que ya no pueden seguir contribuyendo más a ellas mismas. Ayudar a la comunidad es una forma de ayudarnos a nosotros mismos”. 

Hace unos años, tuve la oportunidad de visitar  a Valentí Fuster en Nueva York, en su despacho del Mount Sinaí Hospital. Tiempo después me emocioné al leer la definición que hacía de él  Antonio Muñoz Molina en “Ventanas de Manhattan”: “En España casi cualquier literato que haya alcanzado un cierto grado de celebridad, o que alimente el rencor comparativo con otros que son un poco más celebres que él, o que tengan algo que él piensa que merece más, se exhibe con arrogancia y no considera digno de su jerarquía prestar atención a nada que no tenga que ver con él mismo, con su obra: y este hombre, el cardiólogo, que seguramente sabe de lo suyo más que nadie en el mundo, y que con su trabajo y su talento es capaz de salvar vidas, carece por completo de cualquier rasgo de altanería y mira atentamente con sus ojos claros y cordiales y escucha con la intensidad de quien no quiere perderse el menor matiz de una información muy valiosa, hasta ahora desconocida para él”. Una definición totalmente acertada y a  la que la mayoría que actualmente ocupan los cargos de mayor poder tanto económico como político de nuestro entorno deberían prestar atención.

 

1 comentario

Archivado bajo actualidad, autores, psicología, títulos

Personal Branding

 

currentCoversm“Toda la teoría del Universo está dirigida infaliblemente a un solo individuo, y ése eres tú”. Walt Whitman.

Intelligent Life, una revista del grupo The Economist, publica un interesante artículo sobre el “Personal Branding” o la necesidad de crear una marca personal que nos distinga de los demás, sea cual sea nuestro nivel social y jerárquico dentro de cualquier organización.

Andrés Pérez,uno de los principales expertos en Personal Branding en España,  cita el caso del Doctor House y lo define de la siguiente forma: “Es desagradable, no sabe trabajar en equipo, es adicto a los calmantes, maltrata a sus colaboradores, a sus jefes y a sus pacientes. En lo que respecta a la sintonía y a la empatía, es todo lo contrario de lo que debería ser un buen profesional. Sin embargo, no le faltará trabajo porque es el único que puede resolver determinados problemas. Eso es relevancia.Mientras seas un profesional genérico o un empleado sustituible deberás bailar al son que te toquen. Solo cuando detectes la necesidad que te hace único, singular e insustituible para otros podrás empezar a ser tú quien elija”.

En conclusión, el Personal Brandig se basa en nuestra libertad de elección.

“La esencia de la grandeza radica en la capacidad de optar por la propia realización en circunstancias en que otras personas optan por la locura”, dice Wayne W. Dyer en “Tus Zonas Erróneas”.

Quizás sea cierto que en un contexto tan complicado como el actual diferenciarse y potenciar nuestra autoestima sea la única forma de avanzar y de convertir las amenazas en oportunidades.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, marketing, psicología, títulos

Competitividad

En un contexto como el actual en que, para algunos es cada vez es más difícil tener acceso al mercado laboral, la autoconfianza disminuye y a menudo la situación social se confunde con la incapacidad personal de hacer frente a las adversidades. En un mundo lleno de desigualdades, pensar que uno mismo es capaz de generar los cambios necesarios para mejorar su vida puede motivar a dar los primeros pasos.

He leído en alguna parte que el simple hecho de imaginar algo activa la misma área cerebral que si estuviéramos realizando la acción en cuestión. Por ello, en esta época de incertidumbre es sumamente importante estar activos aunque sea a nivel cerebral, con nuestra imaginación.

Para los más pesimistas, les dejo El-arte-de-la-compasion-i0n66700una reflexión para guardar bajo la almohada:

“La confianza en una mismo es muy importante. ¿Cómo alcanzarla? Ante todo debemos tener en mente que todos somos iguales y tenemos, por tanto, las mismas capacidades. Si nos dejamos invadir por el pesimismo y nos convencemos de que no podemos salir adelante, no seremos capaces de evolucionar. El pensamiento de que no podemos competir con los otros constituye el primer paso hacia el fracaso. Por tanto, la competitividad entendida de forma correcta, sincera, sin perjudicar a nadie, haciendo uso de nuestros propios derechos legales, es la forma adecuada de progresar”.

El arte de la compasión. Dalai Lama.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, filosofía, títulos

El héroe de las mil caras

heroe-mil-carasEn su obra El héroe de las mil caras“,  Joseph Campbell realiza lo que él mismo denomina “psicoanálisis del mito”.

“La finalidad del presente libro” dice Campbell,  “es descubrir algunas verdades que han estado escondidas bajo las figuras de la religión y de la mitología. (…) Reuniremos un grupo de mitos y cuentos populares de todas partes del mundo y dejaremos que los símbolos hablen por sí mismos. Los paralelos se harán inmediatamente aparentes, y se ha de desarrollar una constante vasta y asombrosa de las verdades básicas que el hombre ha vivido en los milenios de su residencia en el planeta”. (…) “Encontraremos siempre la misma historia de forma variable y sin embargo maravillosamente constante.” “El camino común de la aventura mitológica del héroe es la magnificación de la fórmula representada en los ritos de iniciación: separación-iniciación-retorno.El héroe inicia su aventura desde el mundo de todos los días hacia una región de prodigios sobrenaturales, se enfrenta con fuerzas fabulosas y gana una victoria decisiva; el héroe regresa de su misteriosa aventura con la fuerza deotorgar dones a sus hermanos”.

Descubrí este libro en un curso de guión cinematográfico, hace ya muchos años. Creo que fue lo único bueno del curso. Pero ya es suficiente. Siempre se puede sacar algo positivo de cualquier experiencia, por negativa que sea.

Volviendo a la obra, Campbell indica la posibilidad de que la situación perturbada de la sociedad occidental en los últimos tiempos bien pudiera deberse al descrédito progresivo en que han caído las mitologías y a la racionalización sufrida por ellas. Ahora, el individuo aislado ha de enfrentarse a los dilemas que antes resolvían satisfactoriamente los sistemas mitológicos colectivos.

¿Regresamos pues a la mitología?

Deja un comentario

Archivado bajo autores, Cine, psicología, títulos