Archivo de la categoría: empresa

Más allá de un equipo: Una Tribu con pasión y compromiso común

El 1 de enero del 2010, en mi post “La Conjura del 2009” explicaba que terminaba un año que me había aportado profundas transformaciones en mis retos profesionales y manifestaba que lo que todavía no sabía es hacia dónde me llevaría todo ese proceso.

Ese proceso de renovación personal y profesional del que hablaba me llevó a mi actual posición de Consultora en RocaSalvatella , un singular y único concepto de consultoría estratégica centrada en ayudar a las empresas e instituciones a desarrollar sus negocios y sus equipos humanos mediante estrategias basadas en las lógicas digitales.

RocaSalvatella es mucho más que una simple consultoría. Más allá de la vertiente puramente profesional, el gran atractivo a nivel personal de RocaSalvatella es que en su renovado despacho está naciendo una tribu que va tomando forma día a día, incorporando nuevos miembros y definiendo y redefiniendo las dinámicas y conexiones personales entre sus integrantes. Es evidente que la convivencia nunca es fácil y menos en entornos definidos por la presión de las entregas y las agendas. Por eso es tan importante lograr la configuración de una Tribu, en toda la dimensión del término.

En su libro “El Elemento”, Ken Robinson habla de la importancia de “Encontrar tu Tribu” y afirma que para la mayoría de la gente, conectar con otras personas que compartan la misma pasión y el mismo deseo de sacar el máximo partido de sí mismos es parte fundamental de encontrarse en su Elemento.

Dice Robinson que lo que conecta a una tribu es un compromiso común con aquello para lo que sienten que han nacido. Esto puede ser extraordinariamente liberador, sobre todo si uno se ha dedicado a su pasión en solitario. Hallar la tribu correcta puede ser imprescindible para encontrar nuestro Elemento. Por otra parte, sentir en lo más profundo del alma que uno está con la tribu equivocada es probablemente un buen signo de que hay que buscar en alguna otra parte.

Sigue Robinson que encontrar tu tribu puede tener efectos transformadores en tu sentido de la identidad y tus objetivos. Esto se debe a tres poderosas dinámicas tribales: ratificación, inspiración y la “alquimia de la sinergia”. 

Según el autor, los grandes equipos creativos son heterogéneos y dinámicos: están compuestos por personas con habilidades diferentes pero complementarias entre sí. La diversidad de talentos es importante pero no suficiente. Las diferentes formas de pensamiento pueden ser un obstáculo para la creatividad. Los equipos creativos encuentran la forma de utilizar sus diferencias y energías, no sus puntos débiles. Tienen un proceso mediante el cual sus fuerzas se complementan a la vez que compensan las debilidades de cada uno. Son capaces de desafiarse entre sí como iguales, y tomar las críticas como un incentivo para avivar el juego.

Las actividades que nos gustan nos llenan de energía incluso cuando estamos agotados físicamente. Cuando la gente se coloca en situaciones que la llevan a estar en la zona, conecta con una fuente de energía primaria. Está literalmente más viva debido a ello. Estar en la zona es como si te enchufaran a un alimentador de corriente: mientras estás conectado, recibes más energía de la que gastas. La energía hace funcionar nuestra vida. La energía mental no es una sustancia fija. Sube y baja según la pasión y el compromiso que pongamos en lo que estemos haciendo en ese momento.

Al conectar con nuestra energía nos abrimos más a la energía de otras personas. Cuanto más vivos nos sintamos, más podremos contribuir a la vida de los demás. Cuando estás inspirado, tu trabajo puede inspirar a los demás. 

No podemos saber cómo será el futuro, afirma Ken Robinson. El único modo de prepararse para él es sacar el máximo provecho de nosotros mismos, en la convicción de que al hacerlo seremos todo lo flexibles y productivos que podamos llegar a ser, lo que requiere uno comprensión orgánica de cómo adaptar las aptitudes a un nuevo entorno.

En RocaSalvatella, el entorno se va dibujando día tras día, avanzando hacia un futuro desconocido pero que promete ser muy atractivo si logramos sentirnos parte de esa Tribu que está naciendo…Porqué, como dice Robinson, “Tu tribu sabrá ver en tus fallos la semilla de tus éxitos”

1 comentario

Archivado bajo empresa, filosofía, psicología, Uncategorized

¿Qué nos motiva?

Últimamente, parece que todo confluye. Todos los libros que caen en mis manos guardan relación con los grandes temas que ocupan mi atención actualmente: las personas, la educación, la marca personal y la comunicación social. Sí, parece ser que todo está conectado.

Hace poco, gracias a la colección de libros que tenemos en las estanterías de RocaSalvatella, descubri a Daniel H. Pink y su obra “La Sorprendente Verdad Sobre Qué nos Motiva” (Drive. The Surprising Truth About What Motivate Us).

La principal tesis de Pink es que, cuando hablamos de motivación, existe un desajuste entre lo que la ciencia actual dice y lo que la empresa hace. Nuestro actual sistema operativo en el mundo de los negocios – construido con base en los motivadores externos, tipo el palo y la zanahoria- no funciona y a menudo resulta perjudicial. Necesitamos ir más allá y la ciencia nos marca el camino.

Este nuevo enfoque tiene tres elementos esenciales: 1) la autonomía o el deseo de dirigir nuestras propias vidas; 2) el dominio o la urgencia de mejorar más y más en algo importante, y 3) la finalidad, o el anhelo de hacer lo que hacemos al servicio de algo más allá de nosotros mismos.

Nuestro default setting, dice Pink, es ser autónomos y autogestionarnos. Por desgracia, las circunstancias, incluidas algunas nociones anticuadas sobre gestión, conspiran a menudo para cambiar el estado por defecto. La gente necesita ser autónoma sobre su trabajo (lo que hacen), el tiempo (cuándo lo hacen), su equipo (con quién lo hacen) y su técnica (cómo lo hacen). Las empresas que ofrecen autonomía, a veces en enormes dosis, están superando a sus competidores.

La nueva motivación ya no requiere obediencia sino que exige compromiso. Sólo a través del compromiso podremos alcanzar el dominio, mejorando en aquello que realmente importa. Y la búsqueda del dominio se ha vuelto esencial para encontrar nuestro camino dentro de la economía actual. El dominio empieza por la fluidez: experiencias óptimas que se dan cuando existe sintonía entre los retos que afrontamos y el nivel de nuestras capacidades.

Todos los niños empiezan siendo curiosos y autogestionados, afirma Pink, pero muchos de ellos acaban siendo obedientes y faltos de interés. ¿Qué les ocurre? Tal vez el problema seamos nosotros, los adultos que dirigimos los colegios y encabezamos las familias. Si queremos equipar a los jóvenes para el nuevo mundo del trabajo y, lo que es más importante, si deseamos que lleven vidas satisfactorias, debemos potenciar los elementos de la motivación intrínseca en la educación y la vida familiar. Como en la empresa, también hay un desajuste entre lo que la ciencia sabe y lo que los colegios hacen.

A medida que la economía mundial exige menos destrezas rutinarias y más creativas y conceptuales, hay demasiadas escuelas que avanzan en la dirección equivocada: redoblan su énfasis en la rutina, en las respuestas acertadas y en la estandarización. La clave está en ayudarlos a avanzar hacia la autonomía, el dominio y la finalidad.

¿Pero cómo lograremos avanzar en este sentido si los colegios no cambian radicalmente su filosofía, su metodología y sus procedimientos? Personalmente, no detecto ningún interés real en luchar por este cambio desde dentro de los colegios aunque me encantaría conocer iniciativas interesantes que desmientan mi percepción. Prometo intentar descubrirlas.

2 comentarios

Archivado bajo autores, creatividad, educación, empresa, marca personal, psicología

Reinventarse

Hoy, excepcionalmente, he encontrado diversos artículos de mi particular interés en la prensa y, concretamente, en la Vanguardia. Artículos muy relacionados con mi último post y con mis principales focos de preocupación en estos últimos meses, en los que estoy pensando seriamente en la posibilidad de reinventarme.

Este es precisamente el concepto bajo el que articula sus argumentos la socióloga Cristina Sánchez Miret en su artículo de opinión. “En nuestra sociedad los cambios son vividos más como fracaso que como oportunidad o renovación. Entendemos la vida como una linealidad con un principio y un fin sin nuevos comienzos y con nada o poca aventura; a no ser que esta se produzca al inicio, cuando sólo somos un proyecto de la persona que vamos a ser. De hecho, aquello que conocemos, la manera como vivimos, lo que tenemos, la profesión que ejercemos, integran tan fuertemente nuestra definición de lo que somos que nos es muy difícil ver en esencia qué queremos, cómo queremos vivir y llegar a experimentar todo lo demás que podríamos ser. A mí, que alguien se reinvente dando un cambio drástico a su vida me produce una gran envidia- sana, pero envidia -porque no hay nada mejor que emprender nuevos viajes y explorar nuevos caminos. Quizá -muchos dirán que seguro- es más fácil hacerlo desde una economía saneada; pero lo cierto es que lo fundamental es ser capaz de elegir lo que uno quiere independientemente de la posición social que uno ocupe, del nombre que uno se ha creado en su entorno, de la imagen que uno mismo y los demás tienen sobre nuestros éxitos o fracasos y, en definitiva, de lo que sea nuestra vida”.

En mi caso, seguramente no necesitaría reinventarme si me encontrara en un ambiente favorable.  Pilar Almagro, fundadora y directora general de Vertisub, afirma en un artículo firmado por Mar Galtés, que “en el entorno adecuado, las personas tendemos a crecer. Cuando diriges un grupo, lo único que tienes que hacer es crear las condiciones para que la gente esté tranquila y crezca. Normalmente una forma de destacar es pisando a los demás; pero para destacar por ti mismo necesitas contar con gente mejor que tú y eso da miedo. Cuando hay mal rollo, baja el nivel cognitivo. Puedes poner en peligro el trabajo. El origen de todo, de los beneficios y de las pérdidas, está en el concepto de ser humano que se tenga”.

También hoy, la autora de este artículo, Mar Galtés,  publica hoy en el Magazine de La Vanguardia el artículo “El Timo de la Conciliación Femenina”, con clara referencia a su libro “El Timo de la Superwoman”. En este artículo, Alfons Cornella, experto en innovación y presidente de Infonomía argumenta que las empresas deberán cambiar su modo de funcionar si quieren sacar el máximo provecho del talento. Deben entender, dice Cornella, “que hay otros modelos de carrera profesional posibles, alternativos al actual, que ha sido construido exclusivamente a partir de la visión masculina de la cuestión”.

 ¡Qué casualidad! Yo estoy experimentando todo lo que hoy se describe en el periódico: la necesidad de reinventarme, la falta de un ambiente favorable y el timo de la conciliación. Quizás La Vanguardia debería haberme entrevistado. Yo les hubiera aclarado todas las dudas sobre estos temas. Quedo a su disposición.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, empresa, Periodismo, psicología

Bésame mucho

Carlos González en su libro Bésame mucho afirma que “ya no quedan seres humanos en libertad, es decir, guiándose únicamente por sus instintos y sus imperativos biológicos. Todos vivimos en cautividad, es decir, en ambientes artificiales y en el seno de grupos humanos con normas culturales”.

Por su parte, Nietztsche afirma en Ecce Homo que “hay que sentarse lo menos posible; no creer en ningún pensamiento que no haya surgido al aire libre y estando nosotros en movimiento, en ningún pensamiento en cuya génesis no intervengan alegremente también los músculos. La vida sedentaria constituye el auténtico pecado contra el espíritu santo.”

Ya antes de leer este párrafo consideraba un pecado la filosofía de tantos y tantos directivos que consideran que el valor supremo del trabajador está en el tiempo que pasa calentando su silla. Y, más pecado todavía cuando se trata de un trabajo presuntamente creativo que debería ser desarrollado sin tener en consideración el espacio físico o temporal en el que se lleve a cabo. Lo más importante deberían ser los resultados. Pero todos sabemos que la realidad es otra y que la filosofía que impera es muy distinta, lo que provoca unas consecuencias nefastas en los empleados: sensación de ahogo, aniquilación de la creatividad, y desmotivación permanente. Si sumamos este panorama a los datos sobre el desempleo hechos públicos hoy la situación es desalentadora. Y si, además, tenemos en cuenta que ahora quieren que nos jubilemos a los 67 años, la depresión ya se apodera de nosotros.

“Lo que nos vuelve locos no es dudar, sino estar convencidos de algo; pero para experimentar esto hay que ser profundo, abismal, filosófico. Todos le tenemos miedo a la verdad”, dice Nietzsche. Yo debo tener algo de filósofa porque estoy convencida de que los que nos dirigen hoy en día están matando lo mejor de cada persona y, si sólo lo malo sobrevive, la especie evolucionará hacia un destino deplorable.  

Carlos González afirma que se debe criar a los hijos con amor, con mucho amor. ¿No podríamos trasladar esta tesis a las organizaciones empresariales? ¿Podemos ser felices en el entorno empresarial sin una promesa de amor, aunque no sea eterno?

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, creatividad, empresa, filosofía, títulos, Uncategorized

Libertad interior

“Las experiencias de la vida en un campo (de concentración) demuestran que el hombre tiene capacidad de elección. El hombre puede conservar un vestigio de la libertad espiritua, de independencia mental, incluso en las terribles circunstancias de tensión psíquica y física. Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas- la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias -para decidir su propio camino. Y allí siempre había ocasiones para elegir. A diario, a todas horas, se ofrecía la oportunidad de tomar una decisión, decisión que determinaba si uno se sometería o no a las fuerzas que amenazaban con arrebatarle su yo más íntimo, la libertad interna; que determinaba si uno iba o no iba a ser el juguete de las circunstancias, renunciando a la libertad y a la dignidad, para dejarse moldear hasta convertirse en un recluso típico”.

Víctor E. Frankl. El Hombre en busca de su sentido. 

Afortunadamente, hoy en día no existen los campos de concentración. Sin embargo, para muchos, y salvando todas las distancias, los campos de concentración modernos son los puestos de trabajo que aparentemente obligan a moldear la personalidad de los trabajadores hasta aniquilarla. Cada día podemos presenciar escenas de este tipo a nuestro alrededor. La mayoría de personas se levantan por pura obligación, sin ningún entusiasmo por incorporarse a su puesto de trabajo. Como ovejas del rebaño, se dirigen a sus puestos autolamentándose de su destino injusto. Una vez allí, se someten a las órdenes de sus superiores con total obediencia y también con total desánimo. La libertad y la autonomía personal se reducen bajo mínimos porque el trabajador ni se plantea la posibilidad de cuestionar la metodología o los planteamientos de la empresa. Y, según mi opinión, esta actitud es totalmente equivocada. Si nos consideramos un buen trabajador, implicado con nuestra organización, nuestra principal obligación es cuestionar todos aquellos procedimientos que considere que son susceptibles de mejorar e intentar aportar propuestas que contribuyan al progreso tanto de la empresa como de sus empleados.

Y, en el futuro, espero que la tendencia se encamine hacia la libertad del empleado, una libertad que debería empezar en el momento de seleccionar la empresa en la que trabajar. En este sentido, las empresas deberán esforzarse para ser atractivas para sus empleados y reunir una serie de características esenciales para que el empleado, sea cual sea su nivel, pueda desarrollar su labor con profesionalidad y rigurosidad pero respetando su personalidad y su libertad de elección. Sin embargo, esta tendencia todavía está lejos y pocos son los que se atreven a hacer las 6 preguntas más temidas por el entrevistador. Quizás cuando la situación social y económica actual mejore, las nuevas generaciones harán uso de su libertad, desde el primer momento.

 

1 comentario

Archivado bajo actualidad, autores, empresa, psicología, títulos