Archivo de la categoría: creatividad

La creatividad y el dictamen de la comunidad

 

La teoría de las Inteligencias Múltiples siempre me ha fascinado por su reveladora visión y aportación. Ahora, leyendo la reformulación que Gardner ha hecho de su propia teoría, adaptándola al siglo XXI, llego a una conclusión que me parece obvia. Según mi opinión, la Inteligencia Intrapersonal no es una inteligencia más, al mismo nivel que las demás, sino la inteligencia superior sin la cual el desarrollo del resto de inteligencias nunca alcanzarán su máximo potencial.

Gardner define la Inteligencia Intrapersonal como la capacidad de comprenderse a uno mismo, de tener un modelo útil y eficaz de uno mismo que incluya los propios deseos, miedos y capacidades, y de emplear esta información con eficacia en la regulación de la propia vida. Una definición que encaja perfectamente con las características que dibujan el modelo óptimo de marca personal.

Otro punto de libro de Gardner que me ha hecho reflexionar es su concepto de la creatividad. Para Gardner, las personas son creativas cuando pueden resolver problemas, crear productos o plantear cuestiones en un ámbito de una manera que al principio es novedosa pero que luego es aceptada en uno o más contextos culturales.

La prueba de fuego de la creatividad es sencilla: la aparición de una obra supuestamente creativa, ¿produce algún cambio posterior en el ámbito pertinente? La persona creativa hace algo que inicialmente es nuevo, pero su contribución no reside sólo en la novedad: es muy fácil hacer algo meramente distinto. En cambio, lo que hace que una obra o una persona sean creativas es la aceptación final de su novedad. La creatividad real deja huella y representa, de manera inevitable, un juicio comunitario. La única manera de poder determinar con fiabilidad si una persona es creativa es observar el destino final de la obra u obras que haya creado. La creatividad depende, en última instancia, del dictamen de la comunidad.

Esta misma teoría es expuesta también por Víctor Gil, experto en Coolhunting, cuando explica los tres estadios que atraviesa una innovación en función de su nivel de adopción:

Novedad: en nuestro mundo surgen fenómenos novedosos a cada instante.

Tendencia: Hablamos de tendencia cuando una novedad comienza a ser adoptada por una masa crítica de consumidores capaz de generar en el grupo la sensación de que esa novedad debe ser adoptada.

Moda: algo es moda cuando la mayoría del grupo así lo considera; sólo el grupo decide qué es moda y qué no.

Afirma Gardner que hace falta más o menos un decenio para que una persona llegue a dominar un ámbito y hasta un decenio más para que llegue a crear obras cuyo nivel de creatividad sea suficiente para influir en el mismo. Conclusión: la creatividad requiere conocer bien tu entorno para saber qué tendrá posibilidades de ser aceptado por la comunidad y supone trabajo duro. Dos requisitos básicos que a menudo se olvidan por parte de supuestas mentes creativas que viven de espaldas al mundo y que piensan que unos segundos de inspiración son suficientes.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo autores, creatividad, marca personal, psicología

¿Qué nos motiva?

Últimamente, parece que todo confluye. Todos los libros que caen en mis manos guardan relación con los grandes temas que ocupan mi atención actualmente: las personas, la educación, la marca personal y la comunicación social. Sí, parece ser que todo está conectado.

Hace poco, gracias a la colección de libros que tenemos en las estanterías de RocaSalvatella, descubri a Daniel H. Pink y su obra “La Sorprendente Verdad Sobre Qué nos Motiva” (Drive. The Surprising Truth About What Motivate Us).

La principal tesis de Pink es que, cuando hablamos de motivación, existe un desajuste entre lo que la ciencia actual dice y lo que la empresa hace. Nuestro actual sistema operativo en el mundo de los negocios – construido con base en los motivadores externos, tipo el palo y la zanahoria- no funciona y a menudo resulta perjudicial. Necesitamos ir más allá y la ciencia nos marca el camino.

Este nuevo enfoque tiene tres elementos esenciales: 1) la autonomía o el deseo de dirigir nuestras propias vidas; 2) el dominio o la urgencia de mejorar más y más en algo importante, y 3) la finalidad, o el anhelo de hacer lo que hacemos al servicio de algo más allá de nosotros mismos.

Nuestro default setting, dice Pink, es ser autónomos y autogestionarnos. Por desgracia, las circunstancias, incluidas algunas nociones anticuadas sobre gestión, conspiran a menudo para cambiar el estado por defecto. La gente necesita ser autónoma sobre su trabajo (lo que hacen), el tiempo (cuándo lo hacen), su equipo (con quién lo hacen) y su técnica (cómo lo hacen). Las empresas que ofrecen autonomía, a veces en enormes dosis, están superando a sus competidores.

La nueva motivación ya no requiere obediencia sino que exige compromiso. Sólo a través del compromiso podremos alcanzar el dominio, mejorando en aquello que realmente importa. Y la búsqueda del dominio se ha vuelto esencial para encontrar nuestro camino dentro de la economía actual. El dominio empieza por la fluidez: experiencias óptimas que se dan cuando existe sintonía entre los retos que afrontamos y el nivel de nuestras capacidades.

Todos los niños empiezan siendo curiosos y autogestionados, afirma Pink, pero muchos de ellos acaban siendo obedientes y faltos de interés. ¿Qué les ocurre? Tal vez el problema seamos nosotros, los adultos que dirigimos los colegios y encabezamos las familias. Si queremos equipar a los jóvenes para el nuevo mundo del trabajo y, lo que es más importante, si deseamos que lleven vidas satisfactorias, debemos potenciar los elementos de la motivación intrínseca en la educación y la vida familiar. Como en la empresa, también hay un desajuste entre lo que la ciencia sabe y lo que los colegios hacen.

A medida que la economía mundial exige menos destrezas rutinarias y más creativas y conceptuales, hay demasiadas escuelas que avanzan en la dirección equivocada: redoblan su énfasis en la rutina, en las respuestas acertadas y en la estandarización. La clave está en ayudarlos a avanzar hacia la autonomía, el dominio y la finalidad.

¿Pero cómo lograremos avanzar en este sentido si los colegios no cambian radicalmente su filosofía, su metodología y sus procedimientos? Personalmente, no detecto ningún interés real en luchar por este cambio desde dentro de los colegios aunque me encantaría conocer iniciativas interesantes que desmientan mi percepción. Prometo intentar descubrirlas.

2 comentarios

Archivado bajo autores, creatividad, educación, empresa, marca personal, psicología

La educación del talento

“La conquista más difícil es la conquista de uno mismo” afirmó recientemente el flamante President de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas. Y conquistarse uno mismo es el destino final de un largo camino dirigido a saber de verdad quién eres y cómo eres; un camino que sirve para descubrir tus talentos y diseñar tu marca personal o proyecto de vida.

Dice Sir Ken Robinson que para descubrir tu talento debes hacer dos viajes, uno hacia el interior de ti mismo y otro hacia el exterior para proyectar tu talento. Y no son trayectos siempre consecutivos: pueden ser simultáneos. Si quieres conocerte pasa tiempo a solas contigo mismo, afirma este formador de innovadores. Llegará un momento en que disfrutarás de tu propia compañía. Entonces encontrarás y podrás sacar partido a tu propia tribu creativa, las personas con quienes puedes ser tú mismo: generaciones literarias, equipos de investigadores, bandas rockeras o colegas con quienes inventas cosas; son quienes se aceptan y reconocen mutualmente el talento y lo hacen crecer juntos. Tu mentor y tu tribu son quienes saben ver en tus fallos la semilla de tus éxitos.

Como es obvio, la influencia del mentor y también la configuración de la tribu empieza en la educación. “Un principio del arte de la educación es que no se debe educar los niños conforme al presente, sino conforme a un estado mejor, posible en lo futuro, de la especie humana; es decir, conforme a la idea de humanidad y de su completo destino, afirmó Kant, en una sentencia que abre el libro de José Antonio Marina “La Educación del Talento”.

Para Marina el talento es esa inteligencia superior que es la encargada de dirigir adecuadamente todas las capacidades personales para dirigir nuestra acción hacia una vida lograda. La inteligencia triunfante es la que acierta al elegir las metas y consigue alcanzarlas.

Y  una de las capacidades más sorprendentes de la inteligencia, afirma,  es la de encontrar posibilidades en la realidad, si la enseñamos a buscarlas. Somos lo que somos más las posibilidades que encontremos dentro de nosotros. La inteligencia humana es creadora porque descubre continuamente posibilidades en la realidad. La educación debe basarse en esta idea creadora de la inteligencia y elaborar una pedagogía de la posibilidad.

Ofrecer a nuestros hijos una idea del mundo veraz, rica, amplia y llena de posibilidades es uno de los recursos fundamentales que constituyen el talento y que debe fomentarse a través de todo el proceso educativo. Como madre, tomo nota. Espero que los educadores también lo hagan. Si como dice Marina, es cierto que “la humanidad se reinventa en cada niño” el esfuerzo vale la pena.

Deja un comentario

Archivado bajo autores, creatividad, educación, filosofía, marca personal, psicología, títulos

Bésame mucho

Carlos González en su libro Bésame mucho afirma que “ya no quedan seres humanos en libertad, es decir, guiándose únicamente por sus instintos y sus imperativos biológicos. Todos vivimos en cautividad, es decir, en ambientes artificiales y en el seno de grupos humanos con normas culturales”.

Por su parte, Nietztsche afirma en Ecce Homo que “hay que sentarse lo menos posible; no creer en ningún pensamiento que no haya surgido al aire libre y estando nosotros en movimiento, en ningún pensamiento en cuya génesis no intervengan alegremente también los músculos. La vida sedentaria constituye el auténtico pecado contra el espíritu santo.”

Ya antes de leer este párrafo consideraba un pecado la filosofía de tantos y tantos directivos que consideran que el valor supremo del trabajador está en el tiempo que pasa calentando su silla. Y, más pecado todavía cuando se trata de un trabajo presuntamente creativo que debería ser desarrollado sin tener en consideración el espacio físico o temporal en el que se lleve a cabo. Lo más importante deberían ser los resultados. Pero todos sabemos que la realidad es otra y que la filosofía que impera es muy distinta, lo que provoca unas consecuencias nefastas en los empleados: sensación de ahogo, aniquilación de la creatividad, y desmotivación permanente. Si sumamos este panorama a los datos sobre el desempleo hechos públicos hoy la situación es desalentadora. Y si, además, tenemos en cuenta que ahora quieren que nos jubilemos a los 67 años, la depresión ya se apodera de nosotros.

“Lo que nos vuelve locos no es dudar, sino estar convencidos de algo; pero para experimentar esto hay que ser profundo, abismal, filosófico. Todos le tenemos miedo a la verdad”, dice Nietzsche. Yo debo tener algo de filósofa porque estoy convencida de que los que nos dirigen hoy en día están matando lo mejor de cada persona y, si sólo lo malo sobrevive, la especie evolucionará hacia un destino deplorable.  

Carlos González afirma que se debe criar a los hijos con amor, con mucho amor. ¿No podríamos trasladar esta tesis a las organizaciones empresariales? ¿Podemos ser felices en el entorno empresarial sin una promesa de amor, aunque no sea eterno?

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, autores, creatividad, empresa, filosofía, títulos, Uncategorized

Ignora a todos

039000209c-703089“Desde que, en la primera mitad del siglo XX se inventó la moderna empresa, científicamente concebida, se ha sacrificado la creatividad para favorecer los intereses del jugador de equipo. Sólo hay un problema. Los jugadores de equipo no son muy buenos creando valor por sí mismos. No son autónomos.; necesitan un equipo para existir. Así que ahora las grandes empresas están inundadas de pensadores no autónomos. Crear una entidad económicamente viable donde se recompensa generosamente la falta de ideas originales crea un caldo de cultivo rico y fértil para que se reproduzcan los parásitos. ¿Qué pasa en un sistema ecológico cuando el nivel de parásitos alcanza una mas crítica? El sistema muere. Si eres creativo, si puedes pensar de forma independiente, si puedes expresar pasión, si puedes superar el miedo a equivocarte, entonces tu empresa te necesita más que nunca. Y ahora nopuede permitirse fingir que no es así. Así que afina la voz y empieza a pregonarlo”.

Hugh Macleod. Ignora a todos

Descubrí este libro gracias a Marca Personal y lo devoré en un trayecto de vuelta a casa en el que, como de costumbre, la Renfe volvió a fallarnos con su demora. Sus reflexiones son brillantes aunque no innovadoras. La verdad es que verbalizan de forma creativa pensamientos que están en mi mente y seguramente en la de la mayoría desde hace mucho tiempo. Y a menudo es bueno que alguien nos recuerde nuestros propios pensamientos y que active de nuevo en nosotros la maldita vocecita que nos dice que deberíamos hacer algo para vivir nuestra vida de forma más acorde con nuestra personalidad.

2 comentarios

Archivado bajo autores, creatividad, filosofía, psicología