La creatividad y el dictamen de la comunidad

 

La teoría de las Inteligencias Múltiples siempre me ha fascinado por su reveladora visión y aportación. Ahora, leyendo la reformulación que Gardner ha hecho de su propia teoría, adaptándola al siglo XXI, llego a una conclusión que me parece obvia. Según mi opinión, la Inteligencia Intrapersonal no es una inteligencia más, al mismo nivel que las demás, sino la inteligencia superior sin la cual el desarrollo del resto de inteligencias nunca alcanzarán su máximo potencial.

Gardner define la Inteligencia Intrapersonal como la capacidad de comprenderse a uno mismo, de tener un modelo útil y eficaz de uno mismo que incluya los propios deseos, miedos y capacidades, y de emplear esta información con eficacia en la regulación de la propia vida. Una definición que encaja perfectamente con las características que dibujan el modelo óptimo de marca personal.

Otro punto de libro de Gardner que me ha hecho reflexionar es su concepto de la creatividad. Para Gardner, las personas son creativas cuando pueden resolver problemas, crear productos o plantear cuestiones en un ámbito de una manera que al principio es novedosa pero que luego es aceptada en uno o más contextos culturales.

La prueba de fuego de la creatividad es sencilla: la aparición de una obra supuestamente creativa, ¿produce algún cambio posterior en el ámbito pertinente? La persona creativa hace algo que inicialmente es nuevo, pero su contribución no reside sólo en la novedad: es muy fácil hacer algo meramente distinto. En cambio, lo que hace que una obra o una persona sean creativas es la aceptación final de su novedad. La creatividad real deja huella y representa, de manera inevitable, un juicio comunitario. La única manera de poder determinar con fiabilidad si una persona es creativa es observar el destino final de la obra u obras que haya creado. La creatividad depende, en última instancia, del dictamen de la comunidad.

Esta misma teoría es expuesta también por Víctor Gil, experto en Coolhunting, cuando explica los tres estadios que atraviesa una innovación en función de su nivel de adopción:

Novedad: en nuestro mundo surgen fenómenos novedosos a cada instante.

Tendencia: Hablamos de tendencia cuando una novedad comienza a ser adoptada por una masa crítica de consumidores capaz de generar en el grupo la sensación de que esa novedad debe ser adoptada.

Moda: algo es moda cuando la mayoría del grupo así lo considera; sólo el grupo decide qué es moda y qué no.

Afirma Gardner que hace falta más o menos un decenio para que una persona llegue a dominar un ámbito y hasta un decenio más para que llegue a crear obras cuyo nivel de creatividad sea suficiente para influir en el mismo. Conclusión: la creatividad requiere conocer bien tu entorno para saber qué tendrá posibilidades de ser aceptado por la comunidad y supone trabajo duro. Dos requisitos básicos que a menudo se olvidan por parte de supuestas mentes creativas que viven de espaldas al mundo y que piensan que unos segundos de inspiración son suficientes.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo autores, creatividad, marca personal, psicología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s