Aprender a vivir

Estos últimos meses he estando dando constantes vueltas al tema de la educación de mis hijas y mi reflexión ha experimentado una evolución importante.

Todo empezó con la rabia y la frustración al ver que un sorteo nos dejaba fuera del colegio que habíamos elegido para el próximo curso en que la mayor debe iniciar educación infantil (P3).  Unos criterios absurdos impuestos por la Generalitat de Catalunya que impiden ejercer el libre derecho a la elección de colegio y del tipo de educación que deseas nos afectaban de pleno.

Ahora, una vez asumido que no podremos matricularla dónde queríamos,pienso que el disgusto no era para tanto. En realidad, ningún colegio de los que tenemos alrededor destaca por encima de otro en aspectos clave. Y, lo que es más importante, ninguno de ellos desarrolla un modelo educativo adecuado a las necesidades del siglo XXI. Así que la parte más esencial y fundamental de la educación de nuestras hijas, servir de guía hacia el descubrimiento del verdadero sentido y propósito de sus vidas, deberemos llevarla a cabo en casa.

Para mí, el modelo óptimo debería basarse en el concepto de personalización, inteligencias múltiples, y de counselling o personal branding desde la infancia. El libro “La Brújula Interior” de Álex Rovira se abre con una impresionante cita de Pau Casals que nunca antes había leído y que vale la pena reproducir íntegramente:

“Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que no volverá…¿Y qué es lo que enseñamos a nuestros hijos? Pues les enseñamos que dos y dos son cuatro, que París es la capital de Francia. ¿Cuándo les enseñaremos, además, lo  que son? A cada uno de ellos deberíamos decirle: ¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. Nunca antes ha habido ningún otro niño como tú. Con tus piernas, con tus brazos, con la habilidad de tus dedos, con tu manera de moverte. Quizá llegues a ser un Shakespeare, un Miguel Ángel o un Beethoven. Tienes todas las capacidades. Sí, eres una maravilla. Y cuando crezcas, ¿serás capaz de hacer daño a otro que sea, como tú, una maravilla? Debes trabajar para hacer el mundo digno de tus hijos.”

En otro de sus libros, “La Buena Vida”, Álex Rovira afirma que el sentido de la vida no se adquiere por casualidad, sino tras una profunda reflexión. Y, a continuación, se pregunta: “¿Hemos sido educados para hacer de nuestra propia vida un objeto de pensamiento, de reflexión, de planificación, de cambio activo? ¿Hemos recibido las nociones mínimas necesarias para construir nuestra propia vida, para definir proyectos soñados, talentos que queremos desarrollar, iniciativas que queremos consolidar, causas a las que queremos contribuir, experiencias que deseemos vivir, legados que queremos dejar?” La respuesta es negativa. Porque lo más normal es dejar en manos de la inercia y la rutina el futuro. “El hecho de plantearse construir una hoja de ruta personal parece un ejercicio de ingenuidad o bien el resultado de una crisis”, dice Rovira.

Luis Rojas Marcos , en una entrevista en motivo del lanzamiento de su nuevo libro “Superar la Adversidad. El poder la Resiliencia”, afirma que “sentir que dominas las riendas de tu vida te da poder sobre tus circunstancias”. Y aquí está la clave de todo: enseñar a los más pequeños a tener el control de su vida y a dar valor a lo que realmente lo tiene. La Resiliencia se define como la capacidad del ser humano para afrontar la adversidad, superarla y ser transfomado positivamente por ella. Introducir este aprendizaje en las escuelas es imprescindible si queremos convertir el colegio en una escuela de vida y no sólo en un centro de enseñamientos académicos. Este es el reto.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo autores, filosofía, marca personal, psicología

4 Respuestas a “Aprender a vivir

  1. Excel·lent entrada. La comparteixo totalment. Sobre les mancances del sistema educatiu, en parla Claudio Naranjo convidat per Eduardo Punset a Redes. No l’he pogut veure, encara, però et passo els enllaços per si vols fer-hi un cop d’ull:

  2. Magnífico post, muy bien hilvanado y sintetizado. Enhorabuena y gracias por compartirlo. Creo que el aprendizaje del que hablas ha de ser continuo a lo largo de la vida y que cada día todos debemos hacer esfuerzos para no perder el timón de nuestras vidas, no sólo en la infancia o en la educación de nuestros hijos, sino prácticamente todos los días.

    • mireiamata

      Muchas gracias por tu comentario, Francisco. Estoy de acuerdo en que el aprendizaje debe ser diario y a lo largo de toda una vida. Este es nuestro principal reto como seres humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s