Reinventarse

Hoy, excepcionalmente, he encontrado diversos artículos de mi particular interés en la prensa y, concretamente, en la Vanguardia. Artículos muy relacionados con mi último post y con mis principales focos de preocupación en estos últimos meses, en los que estoy pensando seriamente en la posibilidad de reinventarme.

Este es precisamente el concepto bajo el que articula sus argumentos la socióloga Cristina Sánchez Miret en su artículo de opinión. “En nuestra sociedad los cambios son vividos más como fracaso que como oportunidad o renovación. Entendemos la vida como una linealidad con un principio y un fin sin nuevos comienzos y con nada o poca aventura; a no ser que esta se produzca al inicio, cuando sólo somos un proyecto de la persona que vamos a ser. De hecho, aquello que conocemos, la manera como vivimos, lo que tenemos, la profesión que ejercemos, integran tan fuertemente nuestra definición de lo que somos que nos es muy difícil ver en esencia qué queremos, cómo queremos vivir y llegar a experimentar todo lo demás que podríamos ser. A mí, que alguien se reinvente dando un cambio drástico a su vida me produce una gran envidia- sana, pero envidia -porque no hay nada mejor que emprender nuevos viajes y explorar nuevos caminos. Quizá -muchos dirán que seguro- es más fácil hacerlo desde una economía saneada; pero lo cierto es que lo fundamental es ser capaz de elegir lo que uno quiere independientemente de la posición social que uno ocupe, del nombre que uno se ha creado en su entorno, de la imagen que uno mismo y los demás tienen sobre nuestros éxitos o fracasos y, en definitiva, de lo que sea nuestra vida”.

En mi caso, seguramente no necesitaría reinventarme si me encontrara en un ambiente favorable.  Pilar Almagro, fundadora y directora general de Vertisub, afirma en un artículo firmado por Mar Galtés, que “en el entorno adecuado, las personas tendemos a crecer. Cuando diriges un grupo, lo único que tienes que hacer es crear las condiciones para que la gente esté tranquila y crezca. Normalmente una forma de destacar es pisando a los demás; pero para destacar por ti mismo necesitas contar con gente mejor que tú y eso da miedo. Cuando hay mal rollo, baja el nivel cognitivo. Puedes poner en peligro el trabajo. El origen de todo, de los beneficios y de las pérdidas, está en el concepto de ser humano que se tenga”.

También hoy, la autora de este artículo, Mar Galtés,  publica hoy en el Magazine de La Vanguardia el artículo “El Timo de la Conciliación Femenina”, con clara referencia a su libro “El Timo de la Superwoman”. En este artículo, Alfons Cornella, experto en innovación y presidente de Infonomía argumenta que las empresas deberán cambiar su modo de funcionar si quieren sacar el máximo provecho del talento. Deben entender, dice Cornella, “que hay otros modelos de carrera profesional posibles, alternativos al actual, que ha sido construido exclusivamente a partir de la visión masculina de la cuestión”.

 ¡Qué casualidad! Yo estoy experimentando todo lo que hoy se describe en el periódico: la necesidad de reinventarme, la falta de un ambiente favorable y el timo de la conciliación. Quizás La Vanguardia debería haberme entrevistado. Yo les hubiera aclarado todas las dudas sobre estos temas. Quedo a su disposición.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, empresa, Periodismo, psicología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s