La lentitud de Rodin

Hoy, paseando por Rambla Catalunya me he topado con El Pensador de Rodin y he estado casi a punto de ignorarlo. Andaba tan ensimismada en mis pensamientos que, de tanto pensar, por poco paso a su lado sin percatarme de su imponente presencia. No me lo hubiera perdonado pero he estado muy cerca de cometer semejante agravio. La velocidad, tanto de mi actividad cerebral como de mis piernas, me hubiera podido jugar una mala pasada y esto me ha hecho reflexionar sobre el ritmo de vida que llevamos.

Dice Carl Honoré en la interesante obra “Elogio de la lentitud” que las ciudades siempre han atraído a personas enérgicas y dinámicas, pero que la misma vida urbana actúa como un acelerador de partículas gigantesco. “Cuando la gente se traslada a la ciudad, empieza a hacerlo todo con más rapidez. (…) La mente está siempre tensa, con una rápida sucesión de nuevas imágenes, nuevas personas y nuevas sensaciones” dice este periodista canadiense afincado en Londres.

Esta iniciativa de la obra social de La Caixa de trasladar el arte a la calle me parece fantástica. Ya dijo Platón que “la clase de educación más eficaz es que el niño juegue entre cosas bellas” .

Por su parte, Honoré argumenta que “los niños no nacen obsesionados por la velocidad y la productividad, sino que somos nosotros quienes hacemos que sean así. (…) Losniños pagan cada vez más el precio por llevar un estilo de vida apresurado. Hoy, pequeños de cincoaños padecen ya trastornos estomacales, dolores de cabeza, insomnio, depresión y problemas de la alimentación, todo ello debido al estrés. (…)

La principal barrera para educar a los niños de un modo lento es la mentalidad moderna, dice Honoré. “Librar a la próxima generación del culto a la velocidad significa reinventar toda nuestra filosofía de la infancia, de manera muy parecida a lo que hicieron los románticos dos siglos atrás”.

Quizás con más arte y belleza en la calle nuestra filosofía de la modernidad podría modelarse y quizás incluso cambiar…

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo actualidad, autores, educación, filosofía, psicología, títulos

Una respuesta a “La lentitud de Rodin

  1. Muchas gracias por este artículo! Qué diferente sería el mundo si reinventáramos nuestra filosofía de vida y dejaramos de correr. Cuanta razón tienes en todo lo que escribes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s