La patología de la normalidad

“Si no hubiese buena parte de rutina en nuestra vida, todo estallaría. Quizá nos sintiésemos como en el paraíso, por la riqueza de nuestra vida interior, pero todo se descompondría, no podría haber una sociedad ordenada”.

 Erich Fromm, La patología de la normalidad

Ahora que para la mayoría terminan las vacaciones y empieza el regreso a la normalidad es un buen momento para hacernos esta reflexión. Es verdad que todos anhelamos salir de la rutina habitual pero, ¿es cierto como dice Fromm que sin esta rutina el orden establecido estallaría? La rutina muchas veces es señal de que todo sigue su curso, de que nada raro ha pasado, como bien sabemos los que hemos vivido de cerca enfermedades graves u otros fenómenos que en un minuto provocan un giro radical en la rutina que habías llevado hasta el momento.

Erich Fromm afirma que si la gente no necesitase trabajar se generaría una verdadera catástrofe, con multitud de crisis nerviosas y psicosis porque la gente no sabría que hacer con su tiempo libre y con su vida. Se dedicarían a comprar como locos, dice. Cambiarían de coche cada seis meses. Si todo se mantiene en marcha, concluye, es realmente porque el paraiso no se alcanza nunca. Siempre queda lejos.

la patología de la normalidad

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo autores, psicología, títulos

3 Respuestas a “La patología de la normalidad

  1. Leandro

    Tambien, afirmo Erich Fromm, creo yo, que la normalidad no es signo de buena conducta, es decir, que los indices y estadisticas pueden probar como “normal” una actitud reprochable desde el punto de vista de la etica y los valores humanos. Y cito: “La diferencia entre lo que se considera enfermo y lo normal se hace patente en el siguiente ejemplo. Si alguien declara que a fin de librar a nuestras ciudades de la contaminacion del aire habria que destruir las fabricas, los automoviles, los aviones, etc., nadie dudaria de que estaba enfermo. Pero si hubiera un consenso de que para proteger nuestras vidas, nuestra libertad, nuestra cultura, o las de otras naciones a las que EEUU se siente obligado a resguardar, se precisaria, como un ultimo recurso, de la guerra termonuclear, tal opinion pareceria perfectamente sana. La diferencia no reside en modo alguno en el tipo de pensamiento utilizado, sino meramente en que la primera idea no es compartida por millones de seres humanos y por poderosos gobiernos y, por tanto, se la considera normal, mientras que la segunda sí lo es y, por tanto, parece anormal.” Nota a pie de pagina del libro La rev. de la esperanza.

  2. Leandro

    Si estoy de acuerdo con vos meriamata, el concepto de “normalidad” varia con el tiempo y en funcion del contexto y las formas de vida establecidas en la sociedad pero creo importante añadir un concepto de verdad relacionado con las ideas de E. Fromm, la de entender la nocion de verdad relacionada con la idea de falsa conciencia, de origen marxista. El relativismo absoluto no me parece una buena salida y me parece necesario, aunque parezca infantil la expresion, creer en una nocion sobre la verdad o lo verdadero. Gracias por la respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s